En dos días, 23 ejecutados en Nuevo León

viernes, 15 de abril de 2011

MONTERREY, NL, 15 de abril (apro).- La entidad acumuló 23 muertes en hechos atribuibles a la delincuencia organizada en dos violentas jornadas de fin de semana: el jueves hubo 13 homicidios y este viernes se sumaron diez fallecidos más.
A las 00:30 de hoy, en la colonia Cañada Blanca, en Guadalupe, hombres armados llegaron en un coche al lugar donde se encontraban varias personas embriagándose en la calle, a un lado de una camioneta RAM blanca.
Ahí acribillaron con armas cortas a una persona del sexo masculino de entre 30 y 35 años, que en el cruce de Villa de Coss y Tepetongo departía con sus amigos, quienes resultaron ilesos.
En Montemorelos, a las 06:00, soldados marcaron el alto a los ocupantes de tres vehículos que circulaban por la colonia Ladrillera, 82 kilómetros al sur de Monterrey.
Los primeros reportes señalan que sobre la calle Artículo 27, los ocupantes de los autos agredieron a los militares, quienes contestaron el fuego y después de unos diez minutos de tiroteo, abatieron a los tres conductores.
Los militares encontraron siete armas largas y rescataron de la cajuela a una persona. La víctima era un comerciante de esa localidad quien había sido privado de la libertad el jueves 14.
En Guadalupe, a las diez de la mañana, elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones atendieron una denuncia anónima y encontraron el cadáver de un hombre que presentaba impactos de bala y muestras de tortura en el río Santa Catarina, en la colonia Jardines de San Rafael, a un costado del bulevar Miguel de la Madrid.
La persona, de entre 25 y 30 años, tenía las manos atadas a la espalda.
A las 14:00, en Linares, dos presuntos delincuentes fueron abatidos por elementos del Ejército mexicano cuando circulaban en una caravana de camionetas.
En la carretera que conduce este municipio con Iturbide se dio el enfrentamiento, tras el que los soldados aseguraron un vehículo, tres armas largas y cartuchos.
En Hualahuises, tres cadáveres decapitados fueron tirados a las 17:00 horas en la plaza principal, a un lado de la iglesia de Nuestra Señora de Dolores.
En otro hecho se informó que en la carretera Monterrey-Reynosa hombres armados se llevaron dos cadáveres que estaban tirados en la franja de acotación de la vía, a la altura del kilómetro 52+300, en Cadereyta.
Extraoficialmente se mencionó que a las ocho de la mañana fueron encontrados los cuerpos que se llevaron los ocupantes de varias camionetas.
En el lugar quedaron prendas de vestir ensangrentadas.
La vocería de Seguridad Pública del estado, a cargo de Jorge Domene, dijo que no podía confirmar el presunto incidente en Cadereyta, porque no había sido presentada una denuncia y porque, pese a los reportes de prensa, no había manera de precisar el número de cadáveres en el lugar.
A las 17:00, en la colonia Miravalle, de Monterrey, un agente de Tránsito fue herido de bala cuando dirigía el tráfico vehicular en el cruce de Río Verde y Fleteros.
El oficial, de quien no fue proporcionado el nombre, fue llevado a un nosocomio local y era reportado en estado grave.

Policía, uno de la familia acribillada

La Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) identificó como policía municipal de San Nicolás a uno de los hombres que resultó herido en el ataque en el que perecieron tres de sus hermanos, su madre y otra persona, la tarde del jueves en la colonia Francisco Villa, al norte de Monterrey.
El vocero de Seguridad Estatal informó que en el ataque resultaron lesionados los hermanos Víctor Manuel Martínez Cabello, de 24 años, agente nicolaíta, y Mario Alberto, de 28.
Los fallecidos son Ángel, de 32, y José Luis, de 30, así como la madres de los cuatro, Yolanda Cabello Lara, de 50. También pereció acribillado Roberto Carlos Ignacio López, El Beto, de 27 años, y otro sujeto que no ha sido identificado.
El portavoz de la SSP señaló que el homicidio múltiple pudo derivarse de una venganza o de un involucramiento del agente en cuestiones criminales.
Dijo que la investigación no ha arrojado si el agente era el objetivo y si los demás familiares baleados eran inocentes.
Estas muertes fueron parte de la racha sangrienta que se vivió en Nuevo León donde 13 personas fueron asesinadas sólo el jueves pasado.

Comentarios