Miles exigen cese de violencia

miércoles, 6 de abril de 2011

MÉXICO, D.F., 6 de abril (apro).- Miles de personas en las principales ciudades del país y el extranjero atendieron al llamado del poeta y escritor Javier Sicilia, para exigir el cese de la violencia en México, desatada por la guerra emprendida por el gobierno federal en contra del crimen organizado.

Con la consigna “ni un muerto más”, se efectuaron manifestaciones en más de 20 estados del país que son asolados por la violencia de los cárteles del narcotráfico.

La Red por la Paz y la Justicia que convocó a las manifestaciones, se integró para demandar justicia por el asesinato de siete personas que aparecieron en Temixco, Morelos, el pasado 28 de marzo. Entre las víctimas se encontraba Juan Francisco Sicilia, hijo de Javier Sicilia, colaborador de la revista Proceso.

Paralelamente, se realizaron protestas en nueve países de América y Europa, con la misma consigna: acabar con la ola de violencia en México.

En Chihuahua, unos tres mil manifestantes hicieron suya la frase del escritor Javier Sicilia. “¡Estamos hasta la madre!”, coreaban una y otra vez en respaldo a la protesta por el clima de violencia e inseguridad que ha dejado un saldo de 36 mil muertos en lo que va del sexenio

Activistas de unas 50 organizaciones feministas y de derechos humanos, marcharon en círculos frente al Palacio de Gobierno y luego se dirigieron hacia la Plaza de Armas para continuar con la protesta de repudio a la violencia

En Veracruz, al grito de “¡justicia!”, unas dos mil personas, la mayoría vestidas de blanco, portando flores y veladoras, marcharon por las calles de Jalapa para cuestionar "la guerra" emprendida por Felipe Calderón en el combate contra el narcotráfico. 

Los jalapeños demandaron también la salida del Ejército de las calles y pueblos de Veracruz, ya que, según acusaron, han sido los causantes de la muerte de miles de inocentes. También pidieron a Felipe Calderón cesar ya esta violencia que afecta a todo el país.

En Puebla, unas mil personas, en su mayoría estudiantes, intelectuales y miembros de organizaciones no gubernamentales, marcharon y realizaron un mitin  con la consigna: "No más sangre" y "Estamos hasta la madre de la violencia".  

La marcha partió de la plaza de la Democracia y culminó en el Zócalo de Puebla, donde se realizó el mitin en el que amigos de Sicilia leyeron poemas y los mensajes que, al mismo tiempo, emitió el poeta en Cuernavaca, Morelos.

En Colima, unas cien personas salieron a las calles para manifestarse frente al edificio del Palacio de Gobierno. Ahí el poeta colimense Víctor Manuel Cárdenas leyó un fragmento de un poema de Javier Sicilia, en tanto que el escritor Alfredo Montaño dio lectura a la carta que el colaborador de Proceso dirigió a los políticos y a los criminales.

El presidente del Comité de Derechos Humanos no Gubernamental, Efraín Naranjo Cortés, uno de los organizadores de la protesta, informó que en los últimos cinco años alrededor de 400 personas, muchas de ellas inocentes, han muerto en Colima como consecuencia de la violencia, sin que las autoridades hayan hecho nada para proteger a la población.

Simultáneamente, con la consigna de “¡Ni uno más!”, alrededor de 100 personas se dieron cita en la capital del Chiapas para sumarse a la marcha nacional que en la entidad denominaron “¡Estamos hasta la madre!” Estudiantes, profesionistas, activistas, amas de casa y familias, protestaron por la violencia e inseguridad y exigieron “devolverle la dignidad a esta Nación”.

El Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas también se sumó a la manifestación, y manifestó su indignación, repudio y condena por los lamentables hechos de violencia que diariamente ocurren en México.

Al norte, en Monterrey, unas 300 personas se reunieron en la Macroplaza para pedir, con gritos y pancartas, que cese la violencia en México. La manifestación, efectuada en la Explanada de los Héroes, frente al Palacio de Gobierno, contó con la presencia de integrantes de unos 10 organismos no gubernamentales. A las 17:30 horas, los jóvenes leyeron poemas de Javier Sicilia y mensajes propios de solidaridad con el escritor. En la protesta, fueron evocados los nombres de Lucila Quintanilla, Raúl Villarreal y Gabriela Pineda, universitarios que han perecido en fechas recientes al quedar atrapados en balaceras en la calle.

El mismo escenario de protestas se observó en las principales ciudades de la Península de Yucatán.

En Mérida, participaron aproximadamente un centenar de ciudadanos y de organizaciones civiles que marcharon desde el Paseo Montejo hasta el Palacio de gobierno. La manifestación terminó con un pequeño mitin en la plaza principal donde exigieron a las autoridades poner un alto a la violencia.

En Campeche respondieron a la convocatoria medio centenar de personas que se dieron cita en el asta monumental del malecón donde celebraron un breve mitin con la misma exigencia.

En Cancún acudió también un centenar de personas, encabezadas por familiares del escritor, que caminaron desde la glorieta conocida como El Ceviche hasta la explanada del ayuntamiento.

 “No a la guerra de Calderón”, fue una de las principales consignas que utilizaron un centenar de guanajuatenses que se plantaron alrededor del Monumento a la Paz, en el centro de la capital del estado, para solidarizarse con el movimiento nacional convocado por Javier Sicilia.

Los participantes en esta concentración vistieron ropas blancas y portaron un clavel rojo. Otros llevaron veladoras encendidas, las cuales fueron colocadas al pie del monumento al concluir el evento.

En Querétaro, la convocatoria a través del correo electrónico y las redes sociales alcanzó a reunir a unas doscientas personas, quienes acudieron a la Plaza de Armas, frente al Palacio de Gobierno, para expresar su repudio a la violencia y a los asesinatos de inocentes en esta guerra contra el crimen organizado.

También se registraron manifestaciones en Aguascalientes, Guadalajara, Oaxaca, Michoacán, Tamaulipas, San Luis Potosí, Coahuila y Tlaxcala.

 

Apoyo internacional

Las protestas de apoyo a Sicilia y de repudio a la violencia se extendieron más allá de las fronteras nacionales. En Barcelona, Madrid y San Sebastián, en España, unos 150 mexicanos se reunieron en las sedes diplomáticas de México.

Las protestas también llegaron a Nueva York, donde una docena de personas se manifestó frente al consulado general de México en esa ciudad. Entregaron una carta a funcionarios del consulado en la que exigen la investigación del crimen perpetrado en Morelos y concentraron las firmas de decenas de mexicanos que acudieron a hacer algún trámite en esa sede diplomática.

En Estados Unidos también se registraron manifestaciones de apoyo a la marcha en las ciudades de Los Ángeles, California, y San Antonio, Texas.

En tanto, en París, miembros de diferentes organizaciones se dieron cita en la Plaza Trocadero, frente a la Torre Eiffel, para unirse a la protesta. Aproximadamente a las ocho de la noche, hora local, colocaron en la plaza un letrero elaborado con tierra y veladoras que decía: “Mexique: 35 000 morts” (México: 35 mil muertos).

Otros países en los que se registraron manifestaciones de apoyo a la gran marche nacional fueron Dinamarca, Argentina, Canadá, Holanda, Chile y El Salvador. (Con información de: Pedro Zamora, Regina Martínez, Isaín Mandujano, Rosa Santana y Verónica Espinosa)

Comentarios