Diálogo público y en Palacio Nacional, responde Sicilia a Calderón

jueves, 12 de mayo de 2011

MÉXICO, DF, 12 de mayo (apro).- El poeta Javier Sicilia informó que irán a un diálogo con el presidente Felipe Calderón, siempre y cuando el encuentro sea público, se realice en Palacio Nacional, participe una comisión de víctimas y se resuelvan los seis puntos dados a conocer en el Zócalo el domingo pasado.

En conferencia de prensa, aseguró que dichas condiciones son del conocimiento del gobierno federal el cual hasta el momento no ha dado respuesta.

A nombre del Movimiento Nacional por la Paz con Dignidad y Justicia, el colaborador de Proceso detalló que la renuncia del secretario de Seguridad Pública, Genaro Garcia Luna, no es el eje del movimiento, pero específico  que si se diera sería una buena señal de apertura del gobierno.

De acuerdo con Sicilia, quien estuvo acompañado por el Obispo Raúl Vera, Clara Jusidman, Emilio Álvarez Icaza y Eduardo Gallo, el tema central a tocar con Calderón en dicho encuentro, es el pacto ciudadano --de seis puntos-- que fue leído en el Zócalo y cuya firma se pretende concretar el próximo 10 de junio en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Los seis puntos del pacto son: iniciar un nuevo camino de paz con justicia y dignidad; procesos transparentes de investigación, procuración y administración de justicia; fin a la estrategia de guerra y asumir un esquema de seguridad ciudadana; combatir la corrupción e impunidad; combate a la raíz económica de las ganancias del crimen; crear un plan de emergencia nacional de apoyo a la infancia y juventud crear oportunidades reales para el sector; democratización y nuevos medios de participación ciudadana en el país.

"Este movimiento nace del dolor de las víctimas, tenemos que pensar la estrategia de seguridad nacional muy consensuada, sin violencia", mencionó.

Durante la conferencia, Sicilia pidió a los medios no perder de vista que lo importante es el pacto por la paz, y que la renuncia de García Luna sería sólo “una buena señal” de que Calderón escuchó las denuncias de la ciudadanía sobre la corrupción de la Policía Federal (PF) y sus escasos resultados en el combate al crimen organizado.

         El expresidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Emilio Álvarez Icaza, rechazó, a su vez, las expresiones de algunos articulistas, quienes han opinado que los activistas “son unos malagradecidos” al criticar la labor de García Luna.

         “Nuestra relación con el gobierno es de ciudadanos, no de súbditos, no tenemos que darles las gracias por hacer su trabajo, nosotros les pagamos, viven y gastan de lo que nosotros les damos. Si alguien quiere agradecerles por lo que hacen y asumir un papel de súbditos, que lo hagan, nosotros no tenemos por qué hacerlo”, reviró el exombudsman capitalino entre aplausos de algunos de los asistentes.

         El obispo Raúl Vera criticó que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) quiera aprobar la reforma a la Ley de Seguridad Nacional con una “democracia simulada” legislativa.

Denunció que el diputado federal, el priista mexiquense Alfonso Navarrete, quiera “brincarse” a la Comisión de Gobernación que encabeza el panista Javier Corral, instancia a la que corresponde analizar y aprobar dicha ley.

Lo anterior, debido a que el legislador por Chihuahua se ha negado a dejar pasar esta ley que no tiene la simpatía de la ciudadanía.

         El prelado aseguró que así como quieren aprobar esta ley, se daría paso a un “Estado dictatorial y autoritario”, como lo denunciaron diversos obispos desde el 2000, cuando en una carta dirigida al Ejecutivo federal advirtieron de los signos que desde entonces se estaban presentando en el país.

         En tanto, la activista Clara Jusidman manifestó que existe preocupación frente a la intención priista de aprobar la Ley de Seguridad Nacional a través de un artilugio legislativo que dejaría fuera a la Comisión de Gobernación.

Consideró que esta reforma debe ser sujeta a una consulta nacional antes de ser discutida y aprobada por el Congreso de la Unión.

         Por su parte, el empresario Eduardo Gallo señaló que el pacto por la paz que están proponiendo es un llamado a toda la clase política, a los partidos y a los distintos órdenes de gobierno para que atiendan el reclamo de la ciudadanía.

Precisó que el acuerdo contra la violencia va más allá de la justicia, pues tiene que ver con la reconstrucción del país.

         Finalmente, Sicilia señaló que se está pensando en la realización de una caravana ciudadana hacia Ciudad Juárez, donde se firmaría el pacto ciudadano; sin embargo, aclaró que la idea se está evaluando, pues hay zonas del país muy peligrosas, controladas por el crimen organizado.

         Y advirtió que el gobierno de Calderón deberá mandar señales de que quiere acabar con la impunidad y resolver casos emblemáticos, como el se su hijo Francisco, los de las familias Reyes y Lebarón, así como el de Marisela Escobedo, en Chihuahua, y el de los niños de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora.

         “No le pedimos peras al olmo, sólo una señal de que en realidad quieren hacer justicia”, aclaró el colaborador de Proceso, luego de un llamado a organizaciones ciudadanas de Estados Unidos y de la frontera norte de México para que se sumen a la firma del pacto por la paz.

 

 

Comentarios