Insta Narro a replantear el papel del Estado con la sociedad

viernes, 13 de mayo de 2011

MÉXICO, DF, 13 de mayo (apro).- El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, José Narro, planteó hoy en Cádiz, España, que el ser humano tiene que hacer un alto y replantear el camino, pues por el que avanzamos sólo conduce a crisis reiteradas, cada vez más graves y prolongadas, desesperanza, frustración, violencia, debilitamiento de la democracia y de la libertad.
    Sostuvo que después de la gran recesión del 2009, ha quedado en evidencia que debemos volver a discutir la relación del Estado con la sociedad y el mercado.
Estableció que tenemos que reconocer que desempleo, desigualdad y falta de opciones para los jóvenes son los elementos que más amenazan a las colectividades.
    En la Sala Argüelles de la Universidad de Cádiz (UCA), Narro Robles ofreció la conferencia México y España 200 años después: un nuevo mundo de oportunidades –ante decanos y directores de centros y de departamento de la casa de estudios española, integrantes de la Comisión Académica del Bicentenario, representantes del Consorcio para la Conmemoración del Bicentenario de la Constitución de 1812, representantes de la diputación y ayuntamiento de Cádiz, y empresarios locales–, que marcó el inicio formal de la Cátedra Ciudad de México 1812.
    En visita de trabajo a esta ciudad española, poco antes Narro Robles firmó un convenio con el rector de la Universidad de Cádiz (UCA), Diego Sales Márquez, y el Gobierno del Distrito Federal (GDF) para instaurar la cátedra.
    Algo no funciona, advirtió Narro, porque terrorismo y violencia se pretenden imponer para cambiar el estado de las cosas; se responde en forma semejante y se asegura una onda de violencia que se expresará como venganza en el corto plazo.
“Algo no funciona, porque la desigualdad se profundiza y la cadena de la vida en el planeta sufre el embate de la irracionalidad”, expresó.
    “En mucho estamos colectivamente cautivados por un modelo de vida que ofrece comodidades y supuesto bienestar a un porcentaje de la población mundial, a costa de la vida indigna de cientos y cientos de millones de seres humanos”, alertó.
    Por ello, argumentó, entre mayores son los niveles de instrucción y manejo del lenguaje, en esa medida serán las posibilidades de resolver en paz, con diálogo y uso de la razón, cualquier diferendo.
    Por ello, dijo, es momento de repensar el papel del Estado en la economía y sus responsabilidades con el bienestar, aunque ello no implica regresar a etapas superadas de intervencionismo estatal indiscriminado, pero sí cambiar un sistema que deja a muchos ciudadanos a su suerte, como ha ocurrido en las últimas décadas. “Requerimos un Estado más fuerte y con una actuación de mayor calidad”, asentó.

Comentarios