Detiene la PF a dos por caso Sicilia; los inculpados ofrecen otra versión de los hechos

lunes, 2 de mayo de 2011

MÉXICO, D.F., 2 de mayo (apro).- Nuevas contradicciones surgieron hoy en el caso del asesinato del hijo del poeta Javier Sicilia y otras seis personas: la Policía Federal presentó a Jesús Cárdenas Pérez y César Arturo Galindo como presuntos asesinos de Juan Francisco Sicilia Ortega, quienes aceptaron haber participado en el multihomicidio pero declararon haberlos secuestrados en un lugar distinto al que originalmente ofrecieron las autoridades de Morelos y el Ejército.
El coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal, Luis Cárdenas Palomino, presentó a los dos presuntos secuestradores quienes dijeron que por órdenes de Julio de Jesús Radilla Hernández, El Negro, secuestraron a las siete personas del bar “Obsesión”, cuando las autoridades locales inicialmente dijeron que era el bar La Rana Cruda; y Rodrigo Elizalde Mora, El Chemis, detenido por el Ejército el 15 de abril, aseguró que la operación se hizo en el bar Crudelia.
Hasta el momento ninguna autoridad ha atinado a señalar de manera clara los responsables del multihomicidio ocurrido la noche del 26 de marzo en Cuernavaca y del cual se tuvo conocimiento la madrugada del día siguiente, cuando fueron encontrados los siete cuerpos en un auto en el fraccionamiento residencial Las Brisas.
En esta ocasión, a sólo cinco días de que se realice la movilización nacional e internacional por la paz y la justicia convocada por el poeta Javier Sicilia, la cual culminará el domingo 8 de mayo en el zócalo de la Ciudad de México, la Policía Federal presentó en su Centro de Mando de Iztapalapa a dos de los presuntos asesinos de Juan Francisco Sicilia Ortega y otras seis personas.
    Según el coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal, los dos indiciados aceptaron haber participado en esos siete homicidios, haber privado ilegalmente su libertad y luego asesinar a Juan Francisco Sicilia, debido a que habían tenido problemas anteriormente.
Uno de los detenidos, Cárdenas Pérez, quien ya había estado preso anteriormente acusado de secuestro, incluso dijo que entre sus cómplices están José Luquín Delgado, apodado El Jabón, y Julio de Jesús Radilla Hernández, alias El Negro, pero dijo que las siete personas estuvieron en el bar Obsesión.
Estas nuevas diferencias provocaron la reacción de jóvenes de la Red por la Paz y la Justicia que participarán en la marcha del 8 de mayo. Exigieron a las autoridades federales y al gobernador Marco Antonio Adame dar con los culpables del multihomicidio y no caer en contradicciones.
    Desde hace un mes en que ocurrieron los hechos ha habido información contradictoria y se han presentado presuntos responsables basados sólo en declaraciones que son opuestas y contradictorias, tanto en el lugar de los hechos como en las horas en que supuestamente fueron secuestradas las víctimas.
    Inclusive el pasado 14 de abril, la PGR ofreció 10 millones de pesos por información que lleve a la captura de dos integrantes del Cártel del Pacífico Sur (CPS) involucrados en el asesinato: Julio de Jesús Radilla Hernández, El Negro, líder de una célula del CPS; el otro es el presunto sicario José Luis Luquín Delgado, El Jabón; pero hasta el momento no hay claridad en las investigaciones y siguen dando tumbos.

Comentarios