Restauran los dos frescos de Tamayo en el Museo de las Culturas

viernes, 20 de mayo de 2011

MÉXICO, DF, 20 de mayo (apro).- Dos frescos de origen temprano de Rufino Tamayo, que se encuentran en el Centro Histórico, fueron restaurados completamente por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).
    Se trata de El canto y la música, y Revolución, ambos de alrededor de m2, creados en los años treinta, ubicados respectivamente en Moneda 13 y 16, en la sede del Museo Nacional de las Culturas y la Subdirección de Laboratorios y Apoyo Académico, ambas instituciones del INAH.
El equipo fue encabezado por un restaurador de trayectoria ampliamente reconocida, Jaime Cama Villafranca; y en él se aplicaron estudiantes y egresados de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía “Manuel del Castillo Negrete” (ENCRyM), también del INAH, según anunció en un comunicado esta institución.
Desde luego la supervisión corrió a cargo del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam), del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).
Mientras que El canto y la música, dada su problemática, requirió año y medio de labores; Revolución se llevó siete meses. El mismo Cencropam intervino este mural en los años 80 y 90.
De acuerdo con la información, Cama Villafranca señaló que la restauración consiguió acercarse bastante a devolver su colorido original a los muros:
“Nosotros como restauradores intentamos establecer un equilibrio entre dos momentos, cuando fueron pintados y lo que permanece de la obra pictórica, para que los murales sigan brindando información y cumpliendo la función por la que fueron realizados”.
El primer mural citado se distribuye en los muros norte, oeste, este, así como en el cubo de la escalera del edificio de Moneda 16, y ahí Tamayo pintó mujeres indígenas que cantan y tocan instrumentos populares.
La esposa del artista, Olga Flores Zárate, lo conoció ahí durante la elaboración del mural.
En el segundo, retrata la rebelión de las clases obrera y campesina contra la burguesía en una de las paredes iniciales y la parte superior de dos arcos de lo que hoy es el Museo Nacional de las Culturas.

Comentarios