Por negligencia, despiden a cinco mandos del penal de Juárez

jueves, 26 de mayo de 2011
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que cinco servidores públicos del penal estatal de Juárez fueron dados de baja, entre ellos el subdirector de la Unidad de Bajo Riesgo (UBR), Fernando Oropeza, por autorizar la introducción de artículos prohibidos y permitir dentro de las instalaciones la operación de un bar con mesas de billar incluidas. En un comunicado, la FGE detalló que luego de ser suspendido para su investigación, “por su evidente negligencia ante la comisión de diversos ilícitos al interior del penal y haber autorizado por escrito el ingreso de artículos no permitidos por el reglamento”, el subdirector de la UBR presentó su renuncia. Además de Oropeza, también fueron removidos de sus cargos un supervisor de seguridad y tres inspectores de turno, de los cuales no se dio a conocer el nombre. Según la dependencia, Rodolfo Orozco Medina, quien se desempeña como coordinador jurídico en el penal estatal de Ciudad Juárez, quedó a cargo de la subdirección de la URB. Las fiscalías de Control Interno y de Ejecución de Penas y Medidas Judiciales de la FGE continuarán las investigaciones en torno del aseguramiento de armas de fuego y punzocortantes, además de droga, licor, cerveza y aparatos electrodomésticos, así como del espacio habilitado como cantina con mesas de billar, en el área de talleres. Y cabe señalar que personal del departamento jurídico de la Fiscalía Especializada en Ejecución de Penas y Medidas Judiciales interpuso ayer, ante la Fiscalía de Investigación y Persecución del Delito, Zona Centro, una denuncia de hechos contra quien resulte responsable por la probable comisión de delitos contra el adecuado ejercicio del servicio público. El pasado lunes 23, en un operativo sorpresa instrumentado por agentes federales, se halló una cantina en funcionamiento dentro la Unidad de Bajo Riesgo. En el local clandestino se encontraron tres mesas de billar, 200 botes de cerveza y 36 botellas de tequila y vodka, así como pistolas, droga (mariguana y heroína), celulares y una importante cantidad de artículos electrodomésticos. El llamado “bar penitenciario” estaba ubicado en el área de carpintería, a unos metros de la entrada.

Otras Noticias