Reprenden a "Top Gear" por mofarse de mexicanos

viernes, 24 de junio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Los conductores del programa británico Top Gear fueron reprendidos por mofarse de México, durante una emisión difundida por la cadena BBC el pasado 30 de enero. En respuesta a una queja formulada por 11 telespectadores y la sección mexicana de la Asociación de Estudios Latinoamericanos, quienes se quejaron de los términos presuntamente racistas contra los mexicanos, la división de quejas de esa emisora pública –un órgano equivalente al defensor del lector en los periódicos– amonestó a los presentadores de la serie, Richard Hammond, Jeremy Clarkson y James May, por “el tono (de las declaraciones) y por su efecto acumulativo, que dieron la impresión de reforzar en lugar de ridiculizar el estereotipo” del mexicano, según informó la agencia EFE. El pasado 30 de enero, los comentaristas del programa inglés hablaron del Mastretta MXT, el primer automóvil deportivo concebido, desarrollado y producido en México, y se burlaron de él y del carácter de los mexicanos, al calificarlos de “perezosos, obesos y flatulentos”, entre otros adjetivos. Los comentaristas ni siquiera mencionaron el nombre del auto, al que llamaron “tortilla”. Y, por si fuera poco, uno de ellos dijo que los comentarios que estaban haciendo no suscitarían quejas porque el embajador mexicano estaría dormido. De inmediato, el embajador mexicano en Londres, Eduardo Medina Mora, calificó los insultos de “injuriosos, vulgares e inexcusables”, y exigió una disculpa pública a la BBC, que días después llegó, aunque a medias. Mediante un comunicado, la BBC se disculpó ante el embajador de México por los comentarios realizados contra él en el programa televisivo Top Gear. El productor ejecutivo del programa escribió a Medina Mora para ofrecerle disculpas, y dijo “que lo sentía si había ofendido a algunas personas”. Sin embargo, defendió los chistes que realizaron sobre los mexicanos, argumentando que burlarse de los estereotipos nacionales es parte del humor británico. Después, en una declaración, la BBC reconoció que los presentadores del programa pudieron haber sido “groseros y maliciosos”, pero que en ningún caso hubo “rencor” en sus comentarios. “Nuestro propios humoristas hacen bromas sobre los británicos siendo horribles en la cocina y en el amor, y también hacemos chistes sobre los italianos siendo desorganizados y excesivamente teatrales, sobre los franceses siendo arrogantes y sobre los alemanes siendo excesivamente organizados”, explicó la emisora.

Comentarios