Anticipa Encinas pelea legal en el Edomex

domingo, 3 de julio de 2011
TOLUCA, Edomex. (apro).- El candidato de las izquierdas al gobierno mexiquense, Alejandro Encinas, afirmó que el PRD, PT y Convergencia se enfrentaron este domingo a una “elección de Estado”. Una vez más, dijo, se demostró que “el dinosaurio priista sigue vivo” y hoy “dio su último coletazo”. De acuerdo con el exjefe de Gobierno del Distrito Federal, “esta fue una elección de Estado en la que intervinieron los poderes fácticos. Una elección que inició con la reforma al Código Electoral que alentó la división del voto y el abstencionismo, además de una autoridad omisa que no impidió actos anticipados de campaña o irregularidades en el proceso”. En conferencia de prensa, Encinas adelantó que emprenderá una nueva etapa de lucha postelectoral para denunciar las irregularidades e inconsistencias en el proceso electoral realizado en el estado de México. Y es que desde la misma precampaña, agregó, el aspirante priista a la gubernatura, Eruviel Ávila, cometió actos anticipados de manera ilegal y gastó muchos recursos públicos, que ascienden a 600 millones de pesos, de los que nunca –dijo– se sabrá el origen. El coordinador de los diputados del PRD, a quien sus seguidores y compañeros recibieron con aplausos, manifestó su decepción por el alto abstencionismo, ya que, de acuerdo con sus cálculos, votó menos de 50% del electorado, que asciende a 10 millones de inscritos en el padrón. No obstante, rechazó que con la derrota de este domingo haya quedado frenada la lucha poselectoral, pues –añadió– la izquierda seguirá trabajando en la entidad mexiquense para derrotar al PRI en las elecciones presidenciales del 2012. Además, no descartó salir a protestar a las calles, en especial para exigir la liberación de seis de sus correligionarios que sin motivo alguno, según dijo, fueron detenidos por policías estatales. Por su parte, el coordinador de Diálogo para la Reconstrucción de México (DIA), Manuel Camacho Solís, afirmó que tras las elecciones de hoy no se quedarán callados, y mucho menos él, como representante de la coalición ante el IEEM. “Daremos la batalla no en las calles, sino en las instituciones”, sentenció. Camacho destacó que el triunfo del PRI representa la restauración autoritaria de un proyecto de gobierno que administró al país durante los años setenta y ochenta. “No estamos ante el nuevo PRI, sino ante el viejo. Es el regreso a los años setenta y ochenta. Es el laboratorio del proceso de retroceso político de México”, subrayó. Para Oscar González Yáñez, del PT, los grandes perdedores son los mexiquenses y el actual gobernador priista, Enrique Peña Nieto, pues demostró que no es un demócrata, sino “un priista viejo”. En tanto, el presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano, se manifestó orgulloso de la lucha que dio su candidato, pero se dijo decepcionado porque “se truncó la transición democrática iniciada en el año 2000” con la salida del PRI de Los Pinos y el arribo del PAN al poder, “que no pudo mantenerlo después de 12 años y, además, en esta ocasión demostró ser parte de la regresión política del país”. La disputa en 2012, agregó, “se dará entre la derecha representada por el PRI y la izquierda representada por el PRD, PT y Convergencia”. Cabe señalar que en los seis municipios que gobierna el PRD, en ninguno ganó el candidato de “Unidos podemos más”.

Comentarios