Hallan cocaína en bar donde masacraron a 19 en Monterrey

viernes, 8 de julio de 2011
MONTERREY (apro).- Un total de 19 personas fueron masacradas anoche en un bar en las calles del centro de Monterrey por hombres armados que rafaguearon indiscriminadamente a la clientela. Según una fuente del gobierno del estado, en el interior del bar “Sabino Gordo”, ubicado en el cruce de Villagrán y Carlos Salazar, en el área citadina de esta capital, fallecieron 14 personas, otras tres en el exterior, y dos en el Hospital Universitario a donde habían sido trasladadas. Cinco personas fueron internadas con heridas de gravedad al mismo nosocomio y una más fue llevada al Hospital San Vicente, donde convalece por lesiones de esquirla de bala que no ponen el riesgo su vida. Varias de las personas fallecidas eran meseras. Tras el ataque sin precedentes en la ciudad, perpetrado a las 21:50 horas, no fueron reportados detenidos ni personas secuestradas del bar, como inicialmente se dijo. La fuente comentó que una de las líneas de investigación indica que un grupo de la delincuencia organizada había amenazado hace varias semanas a meseros y al propietario del lugar para que le permitiera controlar el antro. Al parecer, las partes no llegaron a un acuerdo, lo que originó la balacera de este viernes. La información que ha fluido hasta ahora no permite precisar qué grupo delictivo perpetró el ataque. El “Sabino Gordo” es un bar de corte popular ubicado en un área sórdida, cerca de la Central de Autobuses de esta ciudad. De acuerdo con los primeros reportes, hombres que llegaron en dos camionetas rafaguearon el exterior del establecimiento y posteriormente varios de ellos se introdujeron al negocio para atacar a balazos a los presentes. Tres cadáveres quedaron tirados en el exterior de la entrada ubicada en una esquina del establecimiento que en el exterior está plagado de luces y anuncios de neón. Uno de los muertos era el encargado de un coche de hot dogs establecido a un lado de la puerta. Otro sería el guardia de la entrada. Minutos después del homicidio masivo llegaron al lugar decenas de elementos del Ejército, de Seguridad Pública del Estado y de la Policía Federal. Hasta anoche no había sido proporcionada información oficial sobre el hecho, pues la Procuraduría estaba recabando datos sobre la sangrienta agresión. La matanza del “Sabino Gordo” ocurre después de que, apenas el pasado domingo 3 de julio, el alcalde de Monterrey, Fernando Larrazábal anunciara la incorporación de 250 elementos militares a trabajos preventivos en la ciudad. El vocero de Seguridad Pública de Nuevo León, Jorge Domene Zambrano, informó que se presume que el ataque iba dirigido contra el personal del negocio. En conferencia de prensa en Palacio de Gobierno, también reveló que en el interior del bar fueron encontradas varias dosis de cocaína, así como casquillos de armas tipo AR-15 y de “cuerno de chivo”. Domene Zambrano puntualizó que “por la hora en que se da y la forma en que origina este violento ataque, es algo que iba muy dirigido contra el personal de este bar”. Las indagatorias, apuntó, señalan que un total de 18 personas trabajaban en dicho lugar. Reveló que hasta el momento tienen las identificaciones de dos personas, uno es Roberto Barrera Salinas, apodado Mena, de 45 años, y el otro es Luis Vicente Alcalá Alvarez, de 37 años, mesero del bar, y ambos fueron identificados por sus familiares. Varios de las víctimas no han sido aún reclamadas por familiares o amigos, agregó. Resaltó que “queda muy en claro que es un lugar donde expresan que se vendía droga, específicamente cocaína, a través de una persona de nombre Alonso, con el sobrenombre el Botellero que es una persona que es buscada por la autoridad”. “Nuevamente se dan estos hechos muy lamentables en un tema que sigue siendo recurrente en un común denominador que se llama el narcomenudeo, el consumo y la compra de droga”, expresó. Domene Zambrano señaló que este lugar, ubicado en el cruce de las calles Carlos Salazar y Villagrán, en la zona Centro de esta ciudad, se encuentra asegurado por la autoridad estatal y se continúa con las indagatorias del caso. Dijo que en el interior del centro nocturno “se encontraron dosis de cocaína, bolsas ya vacías con vestigios de cocaína en piedra y hay evidencia clara que este era un punto de venta de droga”. Peritos de la Procuraduría de Justicia del estado revisan los videos de seguridad del bar para analizar a detalle los hechos y tratar de identificar a los pistoleros, indicó el funcionario.

Comentarios