Iglesia católica denuncia comercio de misas "pirata"

lunes, 1 de agosto de 2011
MÉXICO, D.F. 1 de agosto (apro).—Monseñor Carlos Aguiar Retes, arzobispo de Tlalnepantla, alertó a su feligresía de no contratar los servicios religiosos de personas que ofrecen misas a domicilio en su circunscripción eclesiástica. Aguiar Retes reveló que, gracias a denuncias de los mismos feligreses, se han detectado grupos de mujeres que están cobrando por oficiar misas a domicilio. “Las misas no se ofician fuera de las Iglesias. Esto no lo hace la Iglesia católica y es totalmente un fraude”, dijo el prelado. Para combatir estas misas ´pirata´, el también presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) señaló que, por lo pronto, ya se están colocando carteles afuera de las parroquias en los que se alerta a los fieles de no contratar este tipo de servicios religiosos. “Primero estamos haciendo esta labor de comunicación. Pero si la incidencia sigue, haremos una denuncia penal”, advirtió Aguiar Retes. Señaló que este problema se ha detectado sobre todo en la zona de Tlalnepantla. Y consideró que, debido a la difícil situación económica de la población, algunas personas intentan obtener recursos a través de la venta de estas supuestas misas, que las realizan personas que ni siquiera son sacerdotes. “Es un engaño al pueblo”, recalcó. Por otra parte, es muy fácil darse cuenta que son misas ´pirata´ cuando las ofician mujeres, ya que, según los actuales reglamentos canónicos de la Iglesia católica, solamente los hombres pueden llegar al sacerdocio y oficiar misas. Hasta el momento, el Vaticano les ha negado a las mujeres el derecho a formarse en seminarios y ser sacerdotisas, como ya ocurre en otras Iglesias, entre ellas la anglicana. Además –de acuerdo a los mismos reglamentos—solamente se pueden oficiar misas dentro de los templos, aunque en situaciones especiales –previo permiso de las autoridades civiles—se pueden realizar oficios religiosos multitudinarios en algunos lugares públicos, como plazas o estadios de futbol. Aparte de Tlalnepantla, ya se han detectado este tipo de misas en otras zonas, como la zona de la Basílica de Guadalupe y la de Los Remedios, en Naucalpan. También ha sido común en México la realización de matrimonios eclesiásticos por personas que no son sacerdotes, los cuales luego han sido invalidados por la Iglesia católica.