Operativo de PGR desata balacera en campus de la Universidad de Colima

martes, 13 de septiembre de 2011
COLIMA, Col. (apro).- Un operativo de la Procuraduría General de la República (PGR), que buscaba capturar a un policía estatal por presuntos vínculos con la delincuencia organizada, derivó en una persecución y balacera en el interior de las instalaciones de la Universidad de Colima, en el municipio de Coquimatlán. En los hechos, resultaron heridos el uniformado y un agente federal. La acción ocurrió poco antes de las nueve de la mañana frente al campus universitario, cuando los elementos de la PGR interceptaron al policía estatal Luis Francisco Peña Delgado camino a su centro de trabajo, pero éste opuso resistencia y después de un intercambio de disparos corrió a refugiarse en las instalaciones educativas. Sin embargo, las versiones sobre los hechos difieren, pues el gobierno estatal y las autoridades de la Universidad de Colima sugieren que los agentes federales dispararon e hirieron al policía dentro del plantel, en tanto que la PGR da a entender que fue lesionado afuera y lo responsabiliza de haber abierto fuego dentro del campus, sin aceptar ni rechazar que sus elementos hayan respondido la presunta agresión. Según un comunicado conjunto difundido por la Universidad de Colima y el gobierno estatal, Peña Delgado “se internó aproximadamente unos 25 metros por la vía de acceso principal del campus Coquimatlán, lugar en donde fue alcanzado por los proyectiles para luego caer herido”. La versión de la PGR, dada a conocer a través de un boletín de prensa, es la siguiente: “El sujeto se resistió a la aprehensión, disparando a los agentes federales --hiriendo a uno de ellos--; la fuerza federal repelió el ataque hiriendo al sujeto, quien en su huída se refugió en las instalaciones de la Universidad de Colima. Las primeras investigaciones indican que el individuo realizó dos disparos dentro de la Universidad, impactando en un cristal de un aula. Afortunadamente ningún estudiante ni civil resultó herido”. La corporación federal refirió que el agente estatal fue detenido dentro de la institución educativa y trasladado para su atención médica, y que posteriormente será presentado ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO). Añadió que personal de la PGR se entrevistó con autoridades de la Universidad de Colima para darles la explicación de los hechos. A pesar de que el secretario general de la institución educativa, Ramón Cedillo Nakay, reconoció en rueda de prensa que ese hecho puso en “grave riesgo” la vida de los estudiantes, maestros y demás trabajadores que se encontraban en ese lugar, hasta la tarde de este martes 13 la casa de estudios no había emitido ningún pronunciamiento por la irrupción policiaca en sus planteles. En tanto, el rector Miguel Ángel Aguayo López se encuentra en un congreso internacional en Italia, y lo único que publicó la casa de estudios fue el comunicado conjunto con el gobierno estatal, en el que sólo se presenta una relatoría de hechos y al final se establece que después del suceso “la comunidad universitaria que estudia en el campus Coquimatlán regresó a sus actividades académicas y científicas regulares, y continúa con la dinámica de superación escolar que siempre le ha caracterizado”. El comunicado sostiene que “en virtud de que son hechos de su competencia, son las autoridades de la PGR quienes podrán informar del estado que guarda la investigación y los avances de la misma, así como de la situación legal que tiene el hoy indiciado”. Mientras, Cedillo Nakay insistió en que se trató de un hecho “aislado” y “ajeno a la comunidad universitaria”, aparte que anunció la adopción de medidas para blindar el acceso a los campus, con la instalación de barras de contención y torniquetes electrónicos, así como la rigurosa identificación de los visitantes. En el momento en que se produjo el enfrentamiento, añadió el funcionario universitario, los estudiantes se encontraban en clases, situación que “evitó una tragedia”. Luego consideró que “estuvo mal” que el operativo de la PGR se haya realizado frente a instalaciones educativas, donde había más de 2 mil 200 estudiantes. “Desconozco los códigos que utilizan los policías y cuáles deben ser los comportamientos que deben seguir en una persecución, pero definitivamente no es correcto que se introduzcan a una universidad o a una propiedad privada, y menos que se desate una balacera”, deploró. —¿Se vulneró la autonomía universitaria? —En este caso creo que no va por ahí, no creo que sea tanto como vulnerar la autonomía, esto es un asunto que va más allá, es poner en riesgo a la comunidad universitaria, es algo más grave todavía, poner en riesgo la vida de los estudiantes, los trabajadores y de los profesores.

Comentarios