"Este es el último movimiento pacífico, vendrá el horror...": Sicilia

sábado, 17 de septiembre de 2011
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Un grupo de 25 diversas organizaciones dieron la bienvenida a la Caravana por la Paz con una declaración pública y una marcha donde denunciaron que la guerra de Calderón ha dejado 70 muertos este año por grupos policiacos y militares. Asimismo, acusaron a agentes del Instituto Nacional de Migración como los principales responsables de las violaciones y muertes de migrantes centroamericanos en diversas poblaciones como Tenosique donde secuestran, roban y violan a mujeres y hombres a quienes entregan al crimen organizado. Al llegar a esta entidad el poeta Javier Sicilia dio un giro a su discurso y pidió a la gente y a los medios no centrar la atención en él sino en el movimiento de paz y en las víctimas de la guerra contra el narcotráfico que ha generado 60 mil muertos, 10 mil desaparecidos y mil 200 desplazados. “No se equivoquen, no es Marcos el importante. No se equivoquen, Sicilia no es importante”, dijo el poeta frente a la Cámara de Diputados local donde se llevó a cabo un mitin y más tarde en conferencia en el Instituto Cultural Benito Juárez de esta ciudad. El poeta pidió a la prensa y a la clase política, entre ellos a Felipe Calderón, que escuchen a la gente, que escuchen las propuestas del movimiento para no seguir con la estrategia de guerra porque, advirtió, “este es el último movimiento pacífico, lo que vendrá es el horror, el caos, el horror, el autoritarismo, el miedo y la militarizacion”. Insistió que la prensa debería reflejar más las historias de las víctimas y reflejar ese horror “porque el país se nos está yendo de las manos”. Criticó a la clase política que quiere montarse en el movimiento para usarlo electoralmente. Esto porque en la marcha que realizaron las organizaciones locales y la caravana, se coló el exdiputado del PAN, Gerardo Priego, quien pretende ser candidato a gobernador del estado. Como parte de esta nueva posición y del nuevo discurso, Sicilia no encabezó la marcha que llegó a la Cámara de Diputados, sino las familias de las víctimas que vienen de varios estados en la caravana, así como representantes de las organizaciones locales. Las 25 agrupaciones sindicales, ambulantes, campesinas, estudiantiles e indígenas de la entidad denunciaron los efectos de las inundaciones y la corrupción de gobernadores que contrataron empresas para construir presas y generar electricidad, para lo cual manejan indiscriminadante los niveles de agua, ocasionando inundaciones. Las agrupaciones tabasqueñas dijeron ser víctimas de los gobiernos estatal y federal, que los ha sumido en la pobreza, generando la violencia y el crimen organizado por complicidad. Después, en la marcha y el mitin enfrente de la Cámara de Diputados, las víctimas que viajan en la caravana dieron un mensaje a los tabasqueños. La señora María Herrera, originaria de Michoacán, a quien le desaparecieron cuatro hijos entre el 2008 y 2010, pidió a los ciudadanos que no se queden en sus casas sin hacer nada mientras el país se desangra. En referencia a los gobernantes, dijo que si están en sus cargos es por el voto ciudadano y que ahora es tiempo de exigirles que cumplan con su responsabilidad. “No hay que tener miedo para que nos escuchen. Yo ya tomé una decisión, tengo miedo porque soy un ser humano, una mujer indefensa, sola, pero ya no lo seré más porque al llegar a la caravana me di cuenta que no estoy sola. “Mi decisión es que voy a seguir hasta el último momento de mi vida con la caravana porque lo que estamos haciendo es para ustedes, para que no les pase nada”, manifestó la mujer de más de 60 años que ha participado en las dos caravanas de paz. También se refirió al crimen organizado y les pidió que vean lo que han hecho: ayudarle al gobierno a tener al país en un baño de sangre. Más tarde, en una conferencia de prensa, Sicilia nuevamente pidió a la prensa dar más atención a las víctimas que a él como dirigente del movimiento. Sicilia dijo que, aunque lentos, el movimiento ha tenido algunos avances. Ante los medios la señora Araceli Rodríguez, a quien le mataron a un familiar que trabajaba en la PFP en Michoacán, comentó que un reportero la cuestionó que si no les pagan para andar en el movimiento, a lo que le dijo: “No somos títeres que andamos en el sol y la lluvia. Nadie nos paga, estamos aquí para denunciar, para pedir justicia”.

Comentarios