Clausuran en San Lázaro 25 puertas y áreas de telefonía para evitar espionaje

miércoles, 25 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La Comisión Permanente del Congreso de la Unión anunció que se clausuraron 25 puertas y áreas que daban acceso a los servicios de telefonía e Internet de los legisladores y el personal administrativo, con el fin de evitar que persista el espionaje telefónico en el recinto de San Lázaro. El presidente de la Comisión, el priista Heliodoro Díaz Azcárraga, hizo una “enérgica protesta” por la presunta acción de espionaje telefónico y electrónico, y dijo que los equipos detectados se utilizan para grabar asuntos personales y de trabajo de los diputados, lo que vulnera al Poder Legislativo. Díaz Azcárraga destacó que el punto de acuerdo mediante el cual se pide una investigación expedita a la Procuraduría General de la República (PGR), fue firmado por todos los grupos parlamentarios representados en la Cámara. Por su parte, Francisco Ramírez Acuña, coordinador de la bancada panista, respaldó la denuncia que presentó el perredista Guadalupe Acosta Naranjo, presidente de la Cámara de Diputados, por el presunto espionaje detectado en la sede legislativa. Asimismo, dijo que pidió una revisión exhaustiva a todas las oficinas asignadas a su grupo parlamentario, con el fin “de que no tengamos una situación de desconfianza y podamos continuar con el trabajo”. En rueda de prensa en Mérida, Yucatán, poco antes de iniciar la que se será la última reunión plenaria de los diputados federales panistas, Ramírez Acuña lamentó la situación denunciada y, aunque declinó decir de quién sospechan, pidió a la procuradora general de la República, Marisela Morales Ibáñez, con quien se reunirán mañana jueves en el marco de este evento, actuar con imparcialidad y llevar a fondo las investigaciones para dar con los responsables. “No estamos prejuzgando quién es el responsable, pero queremos que se llegue a las últimas consecuencias”, exigió, pues, “el Poder Legislativo no puede estar siendo vigilado por nadie, sea oficial o particular o sea burocrático”. Dijo que los coordinadores de las diferentes fracciones se han reunido para tratar el tema, “y tomamos la decisión de la denuncia”. “No sé quién sea, pero no podemos permitir los partidos políticos que alguien se atreva a querer o puedan estar vigilando las tareas de los diputados”, recalcó, y advirtió que “estaremos insistiendo en que se llegue a las últimas consecuencias”. Cuestionado sobre los comentarios de algunos senadores priistas que culpan del espionaje al gobierno de Felipe Calderón, el exsecretario de Gobernación reviró irónico: “El burro habla de orejas”. Luego remachó: “Me parece que es una opinión muy acelerada de los senadores priistas”, dijo para luego revirar que cuando el PRI gobernaba “todos teníamos los teléfonos intervenidos”. Asimismo, aseguró que durante su gestión como presidente de la Cámara de Diputados no tuvo indicios de que los legisladores hayan sido objeto de espionaje. “Como presidente de la Mesa Directiva no tuve ningún momento o antecedente de poder pensar que eran escuchadas mis conversaciones, no hay ningún antecedente ni de mis conversaciones, ni con los coordinadores, ni con los compañeros de la Mesa Directiva, no con nadie, lo que me hace pensar que en mi paso por la Mesa Directiva no existió este tipo de cosas”. Sobre la reunión plenaria en la que se definirá la agenda legislativa para el próximo periodo de sesiones, destacó como asuntos prioritarios los relativos a las reformas laboral y política, el lavado de dinero, la extinción de dominio, trata de personas y amparo. Durante el cónclave, que inicio hoy y concluye el viernes 27, los diputados panistas se reunirán con el líder nacional de su partido, Gustavo Madero, y con los secretarios de Gobernación, Alejandro Poiré Romero; Seguridad Pública, Genaro García Luna, y del Trabajo y Previsión Social, Rosalinda Vélez, así como con la titular de la PGR. (Con información de Rosa Santana)

Comentarios