Restringe Colombia participación de Slim en subasta 4G

viernes, 2 de noviembre de 2012
BOGOTÁ, (apro).- El gobierno colombiano restringió la participación de la empresa Claro, propiedad del empresario mexicano Carlos Slim, en el proceso de licitación del espectro radioeléctrico para implementar la telefonía móvil de cuarta generación (4G), según el borrador de la subasta publicado este viernes por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic). El documento estableció que Claro Colombia sólo podrá participar en la puja por la banda de 2,500 MHz, lo que obligará a la empresa de telecomunicaciones a realizar inversiones más altas que sus competidores, pues esa frecuencia requiere de más antenas para lograr un cubrimiento adecuado en comparación con las redes que operan en 1,700 y 2,100 MHz. Claro, considerado por la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) como un operador “dominante” en el sector, al concentrar el 61.34% de los suscriptores de telefonía celular, manifestó en un comunicado su inconformidad con la decisión del Mintic. Según la empresa, las condiciones impuestas por las autoridades colombianas “no permiten competir en igualdad de condiciones” y restringir su participación en la subasta por el espectro para la telefonía 4G “va en contravía de la inversión, la seguridad jurídica y retrasará el despliegue de la banda ancha móvil”. La semana anterior, Slim visitó Colombia para participar en la caribeña ciudad de Cartagena en un foro empresarial en el que coincidió con el presidente Juan Manuel Santos, pero negó que haya abordado con él el tema de la subasta. Los competidores de Claro y sectores políticos desarrollaron una fuerte campaña para impedir o restringir la participación de Claro en la licitación del espectro para la telefonía 4G debido a la posición “dominante” de esa empresa que, además, concentra el 77.9% del tráfico de llamadas móviles. El Senado colombiano discute, además, una iniciativa de Ley Antimonopolio que impediría a cualquier empresa tener más del 30% del mercado de las telecomunicaciones, lo que obligaría a Claro a vender a otros actores para seguir operando. Varios legisladores colombianos han acusado a Claro de tener una “posición monopólica” en ese sector en Colombia, lo que Slim rechazó la semana pasada. Como parte del paquete de medidas anunciado por las autoridades colombianas, Claro tendrá condicionada su participación en la subasta del espectro para la 4G a que reduzca las tarifas de llamadas móviles a otras compañías y, además, los cargos de acceso a su red se reducirán en casi la mitad. De acuerdo con el borrador de la licitación, el Mintic recibirá comentarios sobre el documento el próximo 19 de noviembre, en diciembre se publicará el texto definitivo y la subasta se realizará en febrero de 2013. Claro será la única empresa que tendrá restricciones, ya que todas las demás podrán pujar por la banda AWS, además de la de 2,500 MHz. Los principales competidores de Claro en el mercado colombiano son la telefónica española Movistar, segundo operador con el 25.81% de suscriptores de telefonía celular, seguida de Tigo, propiedad de la europea Millicom International, con el 12.68%, y de la colombiana Une, con el 0.17%, según cifras oficiales al segundo trimestre de este año. El senador del gobernante Partido Conservador, Mario Laserna, dijo que el proyecto de Ley Antimonopolio seguirá su trámite en el Congreso.

Comentarios