Contagio de VIH-Sida en mujeres, en ascenso, alerta la UNAM

viernes, 30 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Por factores culturales, socio-demográficos y características fisiológicas, las mujeres mexicanas son más proclives a contraer el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), asegura Blanca Ruiz Romero profesora investigadora dela Escuela Nacional de Trabajo Social (ENTS) de la UNAM. En los años 80, en México había una mujer infectada con el virus por cada 27 casos registrados, cifra que pasó a una por cada cinco en 2011, ubicándose así como el segundo país de América Latina con el mayor número de mujeres con VIH. En el marco del Día Internacional de la Lucha contra el Sida, Ruiz Romero indicó que en México viven más de 220 mil personas con VIH, cada año ocurren seis mil nuevas infecciones y la población femenina es el grupo más vulnerable. Lo peor es, dice, que el problema va en ascenso: Al 31 de marzo de este año, las mujeres infectadas con el virus representaron el 18% del total de casos diagnosticados en el país, con un total de 27 mil 818 mujeres. Entre 1984 y 2012, sumaron el 27% de las detecciones registradas en el Sector Salud, con 10 mil 670 casos y según la académica, las causas de ello están relacionadas con factores culturales, socio-demográficos y características fisiológicas. En 2011, Ana Güezmes García, directora regional de ONU Mujeres para México, Centroamérica, Cuba y República Dominicana, alertó que la mayoría de mujeres en el país adquirieron el virus por violencia sexual de su pareja. Enfatizó que la discriminación, la injusticia, y la brutalidad contra adultas, jóvenes y niñas explican el aumento en las tasas de infección. Al respecto, Ruiz Romero afirma que culturalmente, las mujeres son más vulnerables que los hombres por no tener la posibilidad de establecer vínculos basados en la igualdad de género y las problemáticas inherentes a la negociación para el uso del condón en las relaciones sexuales. Esto, subrayó, las coloca en una situación de mayor riesgo. Comenta que por lo general las mujeres se unen a hombres de mayor edad quienes, en su mayoría, han tenido otras parejas sexuales en la vida, lo que se convierte en una vulnerabilidad de tipo sociodemográfico. En el mundo, a finales de 2010 unos 34 millones de personas vivían con el virus, lo que significa un aumento de 17% más que en 2001. Según la Organización Mundial de la Salud, hasta diciembre de 2011 30 millones de personas habían muerto a causa de la infección y cada año mueren 1.8 millones más. La mayoría de los casos se registran en países de ingresos bajos o medios y ante ese escenario México tiene varias tareas pendientes en materia de prevención entre la población menor de 25 años, en cobertura para atender a los pacientes que requieren tratamientos retrovirales y en estrategias orientadas a la detección oportuna del padecimiento, afirmó Blanca Ruiz. Hacen falta recursos para mejorar las condiciones de atención médica de los pacientes que viven con VIH o se encuentran en una fase avanzada de la enfermedad. También dijo se les debe brindar la información necesaria y garantizar el acceso a medios para prevenir la infección. Los condones femeninos no están disponibles en cualquier farmacia y su precio es mayor que el de los masculinos. Además, la mayoría de las mujeres desconocen no sólo como se utiliza, sino su existencia, lamentó. Ruiz Romero señala que en materia de prevención y educación sexual, los jóvenes son un grupo de atención prioritaria, ya que actualmente inician más temprano su vida sexual. “Al carecer de información y vivir con una percepción limitada del riesgo de contraer el VIH u otra enfermedad de ese tipo, los coloca en franca vulnerabilidad”, alerta. En su fase más avanzada el VIH se conoce como el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y se define por la presencia de alguna de las más de 20 infecciones oportunistas o de cánceres relacionados con él. El VIH se adquiera a través de relaciones sexuales vaginales, anales u orales no protegidas con una persona infectada, la transfusión de sangre contaminada o el uso compartido de agujas, jeringas u otros instrumentos punzantes. Asimismo, se transmite de madre a hijo en el embarazo, el parto o la lactancia. El virus infecta las células del sistema inmunitario, lo que altera o anula su función, luego éste se deteriora de manera progresiva, hasta el grado de la inmunodeficiencia. En esta etapa, el organismo es incapaz de luchar contra infecciones y enfermedades. En México, según la Cartilla de los derechos de las personas que viven con VIH/SIDA, esta condición no debe provocar discriminación, ni considerarse motivo de detención, aislamiento o segregación. Tampoco puede ser una causal para la negación de servicios de salud, despido laboral, expulsión de una escuela o del país, así como desalojo de una vivienda, entre otros. En ese sentido, el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación en la Ciudad de México (Copred), indicó a través de un comunicado que solo a través del trabajo conjunto entre ciudadanía, gobierno, sociedad civil organizada y las propias personas portadoras del virus, se podrá superar el asunto de la discriminación. Añadió que desde su área de oportunidad, su compromiso será generar “las sinergias necesarias” para que estos trabajos avancen y cristalicen en acciones concretas y efectivas a favor de la población con VIH/SIDA y sus familias en la Ciudad de México. De acuerdo con el organismo, México es el país que concentra el mayor número de pacientes con VIH en América Latina y el Distrito Federal es la entidad con el mayor número de casos registrados, 270.6 por cada 100 mil habitantes. Hasta diciembre de 2011, según el Registro Nacional de Casos de Sida de la Secretaría de Salud, en el Distrito Federal vivían 23 mil 949 personas infectadas con el virus de VIH/SIDA. También en el DF se encuentra la Clínica de Especialidades Condesa, que atiende al mayor número de pacientes con VIH/SIDA en el país y es la más grande en su tipo en toda América Latina. Un total de cinco mil 449 personas reciben tratamiento antirretroviral gratuito, así como otros servicios especializados, indicó el Copred que se encarga de atender los casos de discriminación a personas con VIH/SIDA en la Ciudad de México.

Comentarios