Crimen organizado ahuyenta a médicos; enfrentan amenazas, extorsiones y plagios

domingo, 4 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Amenazas, extorsiones, secuestros y asesinatos son algo frecuente a lo que se enfrentan médicos y pasantes asignados a regiones del país afectadas por el crimen organizado. Sin embargo, aun cuando esta situación se denuncia constantemente las autoridades de Salud y de seguridad no los protegen adecuadamente, publica hoy el diario Reforma. Este año, por ejemplo, en el IMSS 50 doctores han solicitado su cambio de plaza debido al peligro existente en los lugares a los que están adscritos. El diario indica que Chihuahua, Tamaulipas y Michoacán son las entidades donde los médicos del IMSS manifiestan mayor preocupación por la violencia. En éstos y otros estados los profesionales de la salud son obligados a pagar cuotas de protección o amenazados para que atiendan a ciertas personas. Cuando eso ocurre, vuelven a ir por el médico, lo intimidan e incluso lo amenazan con asesinar a su familia. De acuerdo con información de la Secretaría estatal de Salud, en Tamaulipas actualmente permanecen cerradas seis clínicas, debido a la violencia que azota a esa entidad. En los últimos seis años, tres médicos pasantes fueron asesinados, dos fueron secuestrados, uno fue agredido con un picahielos y al menos dos fueron “levantados” por comandos para que atendieran a personas heridas; una fue violada y golpeada y 62 recibieron amenazas, según la investigación de Reforma. Agrega que la mayoría de los casos reportados ocurrieron en Chihuahua, Jalisco, Sonora, Monterrey, San Luis Potosí, Michoacán, Nuevo León, Durango, Guerrero y Campeche. Una revisión realizada por el diario a medios de comunicación nacionales y locales, de 2010 a la fecha, arrojó que comandos armados han irrumpido en al menos 18 hospitales de Michoacán, Jalisco, Guerrero, Coahuila, Morelos, Chihuahua, Sinaloa, Durango, Monterrey y Zacatecas, la mayoría de las veces para rematar a pacientes que llegaron lesionados. Recientemente, estudiantes y médicos han organizado manifestaciones en Nuevo León, Nayarit, Sonora y Chihuahua en demanda de mayor seguridad. Esto luego de que el 15 de octubre pasado una pasante del municipio de Tecuala, Nayarit fuera violada y golpeada por habitantes de la comunidad cuando se encontraba sola en el centro de salud. El 20 de octubre pasado, un grupo de médicos vestidos con batas blancas y cubrebocas marchó por las calles de Monterrey para manifestarse contra la inseguridad de la que han sido objeto recientemente. Los 70 facultativos rechazaron hacer pronunciamientos y hablar con los reporteros, debido a que la manifestación, según dijeron, era silenciosa. “Vamos a ponernos en manos del creador. Señor te damos gracias por permitirnos expresarnos. Protege a nuestras familias y a las de todos. No somos representantes de Nuevo León, sino de todo el mundo. En el nombre de Cristo Jesús, amén”, expresó uno de los doctores. Ante las amenazas de muerte, extorsiones y secuestros, el Sindicato de Trabajadores del Seguro Social se ha visto obligado a tomar medidas y a realizar cambios de plaza y residencia para proteger a los médicos. Manuel Vallejo Barragán, líder del gremio, señaló que actualmente 50 doctores están en lista de espera tras pedir su cambio de residencia.

Comentarios