Detienen a tres adolescentes sicarios en Nuevo León; calcinaban los cuerpos de sus víctimas

jueves, 8 de noviembre de 2012
MONTERREY (apro).- Tres menores de edad, entre ellos una mujer, quienes presuntamente trabajaban para Los Zetas, fueron presentados esta mañana como autores materiales de siete homicidios en el municipio de Abasolo, 35 kilómetros al norte de la capital. Al ser arrestados, los adolescentes confesaron que después de matar a sus víctimas arrojaban sus cuerpos a un pozo, los bañaban de gasolina y les prendían fuego. Los sicarios fueron presentados en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP): Héctor Hugo, de 16 años; Valentín, de 17, y Karen Guadalupe, de la misma edad. Los tres fueron detenidos por elementos de la Policía Estatal de Caminos en la brecha Peñita de ese Abasolo. En sus declaraciones ministeriales, los adolescentes admitieron que levantaban a integrantes de bandas rivales y, después de ejecutarlos, calcinaban sus cuerpos. Al momento de ser detenidos les fueron asegurados 173 cartuchos hábiles, cuatro cargadores, dos armas largas, un chaleco blindado y tres vehículos, uno de éstos una camioneta de redilas, en la que los jóvenes sicarios transportaban tambos de gasolina para las incineraciones. Los tres fueron canalizados a las autoridades de justicia para adolescentes. El incremento de los índices delictivos, en que se han visto involucrados adolescentes, es un fenómeno que ha encendido las alarmas en Nuevo León, después de que, en los últimos meses, fueran detenidos jóvenes homicidas, como dio cuenta Proceso en su edición 1871. Bajo el título, “Sicarios de prepa”, el semanario destacó que la entidad “prendió los focos rojos debido al aumento constante del número de menores de edad que prestan servicios al crimen organizado. “Los Zetas y el Cártel del Golfo reclutan adolescentes para que cumplan funciones de vigilantes, vendedores, ladrones y hasta asesinos”. Incluso un especialista, Federico Requenes Ordaz, director de Atención Integral del Menor y la Familia del DIF en el estado, advirtió que “las mafias han aprovechado la reforma al artículo 18 constitucional, que volvió inimputables a los muchachos, a fin de utilizarlos para sus actividades ilícitas”. Hasta septiembre del presente año, la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJE) había desarticulado 89 bandas. De los 753 integrantes detenidos, 85 eran menores de edad.

Comentarios