Explota Pablo Salazar contra gobernador de Chiapas en diligencia judicial

viernes, 17 de febrero de 2012
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- El exgobernador Pablo Salazar Mendiguchía aprovechó su presencia en la rejilla de prácticas del juzgado penal de Huixtla para arremeter contra su sucesor Juan Sabines Guerrero, a pesar de que el fiscal de la causa le pidió, en reiteradas ocasiones, evitar mencionar el nombre del mandatario chiapaneco en su declaración preparatoria. Recluido en prisión desde junio del año pasado, el exmandatario acudió de nuevo ante el Juez de Primera Instancia del ramo penal del Distrito Judicial de Huixtla, Guillermo González Rodríguez, pero en lugar de exhibir pruebas a su favor por otro proceso judicial que se le sigue, atacó verbalmente a Sabines. Salazar Mendiguchía fue citado por el juez para rendir su declaración preparatoria en relación con la cuarta orden de aprehensión girada en su contra por la Procuraduría General de Justicia del estado por su probable responsabilidad en el delito de homicidio doloso de menores en el hospital de Comitán, cometido en 2002. Con dicha acusación, el exmandatario suma siete procesos penales abiertos. Desde la rejilla de prácticas, Salazar Mendiguchía denunció irregularidades en todos sus procesos. Argumentó que la nueva acusación que le hacen es una muestra del nerviosismo del actual gobierno de Chiapas, después de ganar tres amparos en las últimas dos semanas. Además, dijo que lo que busca Sabines es excluirlo del proceso electoral de julio próximo. En el audio que el exgobernador subió a su blog personal, se escucha una discusión entre él y el juez y el Ministerio Público. Estos últimos intentan interrumpir su declaración política. “Ésta la cuarta ocasión en que escucho la misma perorata. Testigos mentirosos, amañados y testimonios emitidos nueve años después de emitidos los hechos originales, carentes de todo valor probatorio”, dijo Salazar. “Este séptimo proceso en mi contra, lo único que revela es que los miedos de Juan o José Juan Sabines Guerrero, son mucho más grande que los que trata de imponer a la sociedad”, agregó. Salazar Mendiguchía pretendía seguir, pero el fiscal de la causa le reconvino, le dijo que sus declaraciones nada tenían que ver con la indagatoria que se le sigue. Sin embargo, Salazar atajó: “lo único que falta señor juez es que ustedes dicten mi declaración preparatoria. No hay nada, nada que me obligue declarar en los términos que ustedes quieran, nada que me impida que yo declare en los términos que yo quiera”. “Estoy haciendo uso de mi derecho constitucional, contextualizando el hecho que se me hizo saber. No pueden, bajo ninguna circunstancia, obligarme a declarar en los términos que ustedes quieran. Ni usted ni el fiscal”, insistió. --¡Sujétese! a los hechos. Ya se le hizo saber. Ya se le dio lectura--, exhortó el fiscal, Miltón Carlos Castillejos Torres. --Si estoy declarando y no tiene relación con los hechos, el juez lo valorará, replicó Salazar. -- El hecho de que aparezca el nombre de José Juan o Juan José nada tiene que ver con los hechos. Por favor omítalo--, insistió el fiscal. --Valórelo usted señor juez. Sencillamente deseche mi declaración cuando le toque valorarlo. Estoy en mi derecho de hablar constitucionalmente y solicito respetuosamente que no se me vuelva a interrumpir en la diligencia. Y Salazar prosiguió: “Tal como lo predije, este burdo montaje judicial proveniente del insaciable apetito de venganza de Sabines Guerrero se ha ido cayendo a pedazos. Hay una clara administración de expedientes judiciales en mi contra para evitar a toda costa que yo obtenga mi libertad antes de los próximos comicios del mes de julio”. “Niego de manera reiterada todos y cada uno de los hechos que se me imputan en esta nueva farsa judicial. Registro el nerviosismo de mis acusadores ante la inminencia de que la justicia federal vaya derribando una a una sus mentiras, las cuales están cayéndose como castillo de naipes”, dijo el exmandatario que fue capturado el 7 de junio del 2011 en Cancún, Quintana Roo.

Comentarios