Hijo de Salazar Mendiguchía denuncia "clima de terror" en Chiapas

lunes, 6 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El gobierno de Juan Sabines ha desatado en Chiapas una “gran persecución y un clima de terror” contra el exgobernador Pablo Salazar Mendiguchía y todas aquellas personas cercanas a él, denunció este lunes Pablo Salazar López. En entrevista con MVS, el hijo del exmandatario señaló que “la simulación” y la manipulación son las mejores armas de Sabines, a quien responsabilizó también de dedicarse a “coaccionar testimonios y pruebas”. Asimismo, señaló que pudo hablar con su padre, quien le expresó que está indignado con esta situación, y reiteró su llamado al secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, y a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), para intervenir en el estado “ante el clima de terror que ha estado creando el gobernador Juan Sabines Guerrero”. Respecto de la acusación sobre espionaje a las áreas de seguridad estatal por parte de su tío político, José Luis Paulín Palma, Salazar López dijo que es “absurda y ridícula”, y aseveró que el gobierno no ha proporcionado ninguna evidencia. Aclaró que los teléfonos y equipo de cómputo presentados no son robados, y mucho menos se trata de un centro de espionaje. Son, dijo, las pertenencias de la familia. De acuerdo con Salazar López, el gobierno de Sabines emplea las denuncias anónimas para justificar el comportamiento indebido de la fuerza por parte de la policía. La víspera, el hijo del exgobernador informó que la hermana de su padre, Miriam Salazar; el esposo de ésta, Luis Paulín, y la hija de ambos, Pamela Paulín, fueron detenidos por policías de Chiapas, quienes también se llevaron a la empleada doméstica de la familia, de nombre María Shilón Bautista, aunque alrededor de las 9:00 horas (local) del mismo domingo, ella y Pamela Paulín fueron liberadas. “Sin ningún sustento legal se llevaron los celulares de mi familia y los tienen incomunicados y secuestrados en la Procuraduría de Chiapas. También se llevaron sus cámaras, computadoras personales, identificaciones oficiales”, dijo. Los cuatro se encontraban en el interior de su vivienda ubicada Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, cuando un grupo de policías entró y se los llevó a las instalaciones de la Procuraduría de Justicia del estado, puntualizó ayer el hijo de Salazar Mendiguchía. “El colmo del absurdo fue que los policías dijeron que según una denuncia anónima, en esa casa se cometía el delito de delincuencia organizada y trata de personas”, agregó. Subrayó: “Creemos que su detención forma parte de las acciones que el actual gobernador, Juan Sabines, ha emprendido contra mi padre, mi familia y las personas que trabajaron con él”. Luego recordó que su tía es maestra educadora y que no hay elementos para acusarla de delito alguno.