AMLO apoya a gobernador de Guerrero en pleito contra televisoras

TLAPA, Gro. (apro).- Tras agradecer el apoyo de los pueblos de la montaña de Guerrero, el candidato presidencial de la coalición “Movimiento Progresista”, Andrés Manuel López Obrador, manifestó su respaldo al gobernador Ángel Aguirre Rivero. El mandatario estatal, dijo, no estará solo para enfrentar la campaña que las televisoras han orquestado en su contra. Por primera vez, el candidato de los partidos de la Revolución Democrática, del Trabajo y Movimiento Ciudadano declaró abiertamente su apoyo a Aguirre Rivero por los reportajes que publicaron Televisa y Televisión Azteca, en los que lo acusan de incluir en la nómina gubernamental a varios familiares. Las notas fueron difundidas, luego de que el guerrerense se negó a firmar un convenio de publicidad con las televisoras. "El que se aflije afloja. Hay que decirle al gobernador que tenga paciencia. Cuenta con mi apoyo, no está solo", dijo López Obrador. En un mitin realizado en la plaza principal de este municipio, considerado uno de los más marginados del país, el aspirante presidencial pidió a los indígenas y campesinos no vender su voto. “Tengan confianza en este movimiento, la llama esta encendida. No vendan su voto, aguanten, habrá justicia. Llamen a votar por el cambio verdadero, convenciendo a cinco más, y defiendan el voto”, dijo el exjefe de Gobierno del Distrito Federal ante aproximadamente tres mil simpatizantes que desde muy temprano llegaron desde sus comunidades. López Obrador inició su campaña hace seis años en "tlapas", como se conoce esta zona, donde la producción de amapola y mariguana es la mayor fuente de ingresos. Aquí también Vicente Fox (en 2000) y Felipe Calderón (en 2006) lanzaron sus programas de atención popular, hasta ahora sin resultados positivos. Históricamente esta región es conocida como "la montaña roja", debido a que tuvo al primer alcalde comunista del país: el profesor Othón Salazar, quien nació en el municipio de Alcozauca. Ahora es también la segunda zona de producción de amapola y mariguana en la entidad, pues sus pobladores prefieren sembrar enervantes, antes que que maíz o frijol. Esa práctica tuvo sus inicios con el cártel de los Beltrán Leyva, que controlaba este corredor. Su máximo operador era Adrián Rivera García, El Primo Rivera, detenido en octubre de 2010. Según datos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), El Primo fue detenido un año antes, en 2009, e, incluso, fue puesto a disposición del Ministerio Público. Sin embargo, la Procuraduría General de la República lo dejó en libertad. Mientras estuvo como jefe de plaza en Tlapa de Comonfort, El Primo Rivera sembró el terror en la zona con un grupo de sicarios adolescentes, la mayoría de ellos migrantes indígenas que al regresar a sus pueblos, luego de pasar por territorio estadunidense, volvieron más resentidos y violentos. Detenido Adrián Rivera García, la zona quedó desmoronada, en manos de caciques locales. Durante su mitin en esta localidad, el candidato de las izquierdas ofreció que de llegar a la Presidencia de la República erradicará la violencia, la inseguridad y el abandono al que están sometidos los jóvenes de la montaña guerrerense, donde el pasado 5 de octubre fue asesinado el diputado Moisés Villanueva de la Luz, presuntamente por órdenes de Willy Reyes, exalcalde de Tlapa, según datos de la Procuraduría General de Justicia del estado. Aquí, López Obrador pidio hacer a un lado el odio, para lo cual retomó un pasaje religioso: "El fundamento del cristianismo es ayudar al prójimo, pero si sigue la pobreza no vamos a vivir en paz. Seguirá el odio y la violencia. Esta crisis de intranquilidad es porque se ha abandonado al pueblo, a los jóvenes, a quienes se les ha marginado, se les dejó sin empleo". Y aseguró que hay una forma de enderezar la situación: a través del manejo honrado del presupuesto, porque hay suficiente dinero (3 billones 700 mil millones), “un cerro de dinero” que –añadió– administran funcionarios corruptos. "Me pueden llamar Peje, pero no lagarto", exclamó el tabasqueño, frase que celebraron sus seguidores, a quienes de nueva cuenta prometió honradez y honestidad si triunfa en las elecciones del próximo 6 de julio. Les reiteró que no habrá un trato diferenciado y aseguró que terminará con la corrupción, a pesar de que algunos afirman que es imposible. Además, insistió que habrá austeridad y no políticos fantoches y ladrones. "Vamos a poner orden, a reducir los sueldos. Me voy a moderar para no decir otra cosa, pero es un insulto que haya altos funcionarios que ganan 600 mil pesos, mientras hay tanta gente pobre", puntualizó. Aclaró que los sueldos de maestros, empleados y trabajadores de gobierno no se reducirán. Bajarán los salarios de los altos funcionarios que gastan 200 mil millones de pesos anuales, dijo. "Los vamos a descopetar, ya no va a haber turismo político, ni aviones, no queremos ese tipo de transporte para tener comunicación con el pueblo". Cuando anunció que también está dispuesto a quitar el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), los indígenas tlapatecos, mujeres y hombres con los huesos pegados a la piel por la miseria heredada, no hicieron ni un gesto. Tampoco cuando habló de bajar el precio de la gasolina. No obstante, reaccionaron al unísono cuando dijo que levantaría al país con trabajo, combatiendo la pobreza y la desigualdad, y estableciendo como un derecho universal el apoyo a ancianos, discapacitados y mujeres embarazadas. "Hago el compromiso de ganar y, el primer mes, regresar a la montaña para llevar a cabo los programas de desarrollo social", concluyó.

Comentarios