Rescatan a 27 mujeres víctimas de explotación sexual en La Merced

lunes, 21 de mayo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Agentes de Investigación de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) rescataron a 27 mujeres, entre ellas cinco menores de edad, que eran víctimas de explotación sexual por parte de una red de trata de personas que operaba en la colonia Merced, delegación Venustiano Carranza. El procurador local, Jesús Rodríguez Almeida, señaló en rueda de prensa que la banda operaba en el hotel Roma, ubicado en el número 73 de la calle Rosario esquina con Manzanares, y adelantó que podría solicitarse la extinción de dominio del edificio. Añadió que la mayoría de las 27 víctimas rescatadas son originarias de los estados de Puebla y Veracruz. Rodríguez Almeida detalló que las investigaciones de la Fiscalía de Delitos Sexuales detectaron una red de vínculos entre los casos detectados en operativos anteriores en Manzanares y Santo Tomás, y el hotel Roma, por lo que obtuvo una orden de cateo. Tras el reciente operativo la Policía de Investigación detuvo a cuatro personas, presuntos miembros de la banda dedicada a la explotación sexual: Clemente Hernández Guarneros, alias El Christian, de 28 años; Hugo Jair Morales Reséndiz, El Hugo, de 22; Lina Mara Cortés Leyva, La Chaquira, de 20; y Martha Robles Ramírez, Rubí, de 49 años. Como parte de las investigaciones por explotación, corrupción de menores, lenocinio y delincuencia organizada emprendidas tras los operativos en las calles Manzanares y Santo Tomás, en esos lugares fue detenida anteriormente Claudia Patricia Ramos González, alias La Negra o La Chona, de 30 años. “En su momento, esta mujer quedó bajo investigación en el Centro de Arraigos e integrado el expediente, el Ministerio Público la consignó ante el Juez Penal del Centro Femenil de Readaptación Social Santa Martha Acatitla”, explicó. Rodríguez Almeida señaló que, durante sus declaraciones ministeriales varias de las víctimas relataron que Hernández Guarneros, El Christian, era quien reunía a las mujeres cada mes en el hotel Roma para decirles qué hacer si las autoridades realizaban algún operativo en la zona. La instrucción precisa era decir que todas eran mayores de edad, que estaban en ese lugar por voluntad propia, que nadie las obligaba a ejercer el sexoservicio y que debían señalarlo a él como encargado del hotel. Cuando realizaron el cateo en el lugar, los agentes de investigación descubrieron que el hotel es propiedad de la familia Rodríguez Ruvalcaba, que también era propietaria de otro inmueble del callejón de Santo Tomás donde se ejercía la prostitución. El dueño del predio ubicado en Manzanares, Manuel Rodríguez, se encuentra bajo proceso penal, junto con otras seis personas por delitos de delincuencia organizada, lenocinio y corrupción de menores.

Comentarios