...Y hacen huir a candidatos del PRI al Senado

jueves, 24 de mayo de 2012
OAXACA, Oax. (apro).- Entre gritos de “asesinos”, los candidatos del PRI al Senado, Eviel Pérez Magaña y Sofía Castro, así como a la aspirante a diputada federal, Liz Acosta, abandonaron por la puerta de servicio, una reunión que sostenían con empresarios al ser interrumpidos por el magisterio de Oaxaca. Ante el desconcierto de los asistentes, los candidatos priistas abandonaron el salón Tehuantepec de un hotel del norte de esta ciudad por la puerta de servicio para evitar ser agredidos por los integrantes de la comisión negociadora de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), encabezados por su dirigente Azael Santiago Chepi. Justo cuando la diputada federal con licencia Sofía Castro dirigía un mensaje a empresarios oaxaqueños como parte de su campaña, se apersonaron los maestros con una serie de consignas al tiempo que golpearon la puerta del salón donde se realizaba el acto proselitista. De inmediato, el exsecretario general de Gobierno de Ulises Ruiz Ortiz, Jorge Toledo Luis, salió a dialogar con los profesores, quienes le dieron cinco minutos al exfuncionario para que abandonaran el inmueble. Ante el emplazamiento, los priistas comenzaron a descolgar presurosos una lona con las fotos del candidato presidencial Enrique Peña Nieto y del candidato a senador Eviel Pérez Magaña. Luego de unos minutos, en medio de consignas de parte de los integrantes de la Sección 22, y frente a funcionarios estatales que se concretaron a ver en espectáculo, los empresarios del ramo turístico y del Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca, abandonaron el lugar. “¡Asesinos!, ¡asesinos!, ¡asesinos!”; “¡Ojo por ojo, diente por diente, Ulises asesino, la cuenta está pendiente!”, gritaban enardecidos los profesores. Santiago Chepi calificó como una provocación que los priistas “ulisistas” realizaran un acto proselitista en el mismo hotel donde el gobierno estatal y la Sección 22 del SNTE instalaron sus mesas de diálogo para destrabar el paro magisterial que cumplió cuatro días. Mientras esto ocurría  en el norte de la ciudad, los maestros tomaron nuevamente alrededor de 100 dependencias gubernamentales con lo que paralizaron al poder ejecutivo, legislativo y judicial. De igual forma, paralizaron las actividades comerciales al tomar todas las sucursales bancarias, las tiendas departamentales y las distribuidoras automotrices.

Comentarios