Plantea AMLO atacar pobreza para conseguir paz en el país

domingo, 27 de mayo de 2012
TEHUACÁN, Pue. (apro).- Desde el Parque Juárez, abarrotado por miles de familias, Andrés Manuel López Obrador advirtió que si no se combate la pobreza y la desigualdad monstruosa, no habrá paz ni tranquilidad en el país. En un mitin celebrado en el centro de esta ciudad, acompañado de Manuel Bartlett, candidato a senador por el Partido del Trabajo (PT), el tabasqueño dijo que la violencia aumentó por la falta de crecimiento económico en los últimos 30 años, la falta de empleos y la inexistencia de espacios educativos para los jóvenes. En medio de gritos de “¡presidente, presidente!”, López Obrador hizo un nuevo reconocimiento a los jóvenes estudiantes, señalando que fueron ellos los que despertaron ante la estrategia de que se quería imponer al próximo presidente a través de los medios de comunicación. El candidato de las izquierdas hizo este domingo un recorrido por carretera de 700 kilómetros en el cual visitó las ciudades de Oaxaca, Tlaxiaco, Huajuapan y Tehuacán, Puebla. En cada una de ellas convocó a la gente al voto libre, a organizar su promoción y a formar parte de la estructura de vigilancia de las casillas. En Tehuacán hizo la recomendación “un poco extraña” de no ver a los priistas como enemigos, porque los de mero arriba nos han puesto a pelear. “No nos peleemos abajo. Los priistas y panistas también están amolados, esta crisis pega por parejo”, agregó, y convocó a la unidad más allá de los partidos políticos. Explicó que este es un movimiento plural, incluyente, y por eso es que “muchos priistas, muchos panistas, van a votar por nosotros”. Preguntó a la multitud: “¿Han escuchado a un priista con un poco de luz en la frente que diga que va a votar por Peña Nieto?”. La respuesta al unísono fue “¡No!”. Advirtió que pensaron que el abanderado del PRI ya estaba en la silla presidencial, pero menospreciaron a la gente y sobre todo a los estudiantes. López Obrador ofreció a los poblanos un gobierno austero, honesto, no “faraónico”, con funcionarios de sueldos de 400 mil a 600 mil pesos mensuales, ni con cajas de ahorro para servidores públicos que cuestan 6 mil millones de pesos anuales. Ni con privilegios de atención médica de lujo que cuestan otros 6 mil millones. “No puede haber gobierno rico con un pueblo pobre”, arengó a las miles de familias, ante quienes dijo: “No vengo a ofrecer como cualquier politiquero. Tengo tres principios: no mentir, no traicionar y no robar. No me pueden meter en el mismo saco de todos los politiqueros corruptores y rateros. Me pueden llamar peje, pero no lagarto”. Los gritos de ¡presidente! le siguieron hasta el final de su discurso de más de una hora en el que destacó una idea principal: la violencia existe porque no hay desarrollo, porque se canceló el futuro a millones de jóvenes que hoy ya despertaron. Por eso, indicó, está contento porque su generación ya tiene un relevo generacional y suceda lo que suceda se va a lograr la transformación del país.

Comentarios