Admite Calderón desaciertos, pero defiende avance económico

martes, 29 de mayo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente Felipe Calderón admitió que en su gobierno ha habido insuficiencias y desaciertos, pero en materia económica, aseguró, México es mejor hoy, pese a que sus decisiones le restaron popularidad. "Sé que faltó mucho y falta mucho por hacer para este gobierno. Como cualquier obra humana fueron muchas las insuficiencias y los desaciertos, sí, pero también estoy seguro que hoy México en materia económica es mejor y tiene que serlo aún más, y la tarea debe continuar", señaló el Ejecutivo en el marco de la reunión nacional de consejeros de BBVA Bancomer, en el hotel Camino Real de Polanco. Durante más de 40 minutos, Calderón habló de lo que consideró logros de su gobierno en el ámbito financiero. En los albores de la crisis mundial, apuntó, era difícil hablar de impuestos y reducción al gasto, pero si no se hubiera hecho en 2009, hoy México sufriría como otros países. "Una vez que se toma el camino del déficit público, que hay que tomarlo en una circunstancia extraordinaria como la que vivimos, es fundamental saberse el camino de regreso, y eso fue exactamente lo que hicimos. ¿A qué costo? Muy alto. Yo les puedo decir que la aprobación presidencial cayó 20 puntos en aquel 2009”, subrayó. Explicó que su popularidad bajó porque propuso mayor ingreso en las finanzas públicas, como la contribución al combate a la pobreza, porque hubo ajuste de precios y tarifas, entre otros al de la gasolina. Esta última, dijo, sigue por debajo del precio mundial y se está ajustando gradualmente, pero “es de una rentabilidad política enorme para los partidos opositores”. El mandatario agregó que propuso cerrar tres secretarías de Estado y, además, tomó decisiones complicadas, difíciles y riesgosas, “como cerrar Luz y Fuerza". Sostuvo que todas ellas fueron "decisiones difíciles", pero el beneficio para el país –según él– es notorio. Asimismo, señaló que en lo que más se concentró su gobierno, aunque fue lo más cuestionado y criticado, fue “en el frente social, en proteger a la gente más pobre". Y aprovechó para reiterar su reclamo a los partidos de oposición que no han apoyado las reformas que requiere el país para avanzar más rápido. "Estos han sido seis años fundamentales para México. Falta mucho por hacer, sobre todo las reformas que tanto se le han regateado injustamente al país”, reclamó. Añadió: “Falta vencer la mezquindad política que permita que México tenga mercados funcionales y pueda ser categóricamente un país con tasas de crecimiento mayores a las existentes”.

Comentarios