Reprueban candidatos defeños en debate del diario Reforma

miércoles, 9 de mayo de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Esta noche se llevó a cabo el primer debate entre candidatos a la jefatura de Gobierno del Distrito Federal, auspiciado por el Grupo Reforma en el que, evaluados por el auditorio, los aspirantes de los tres principales partidos obtuvieron calificaciones reprobatorias. Rosario, Guerra, del Partido Nueva Alianza (Panal), no fue convocada por los bajos índices de intención de voto que le corresponden (menores a 5%), según los organizadores. A la cabeza del encuentro habría resultado Miguel Ángel Mancera, candidato de las izquierdas, con una calificación de 5.9; le siguió Beatriz Paredes, abanderada de la alianza PRI-PVEM, con un promedio de 5.5, y en último lugar resultó la candidata del PAN, Isabel Miranda de Wallace. Bajo un formato sobrio, sentados los tres candidatos en una misma mesa, con una escenificación modesta, el debate transcurrió entre posicionamientos en temas de seguridad, agua, movilidad, reformas, corrupción. Sobre la inseguridad, que se calificó como la principal preocupación de los capitalinos, iniciaron los posicionamientos. Mancera diferenció entre delitos de alto y bajo impacto. Presumió que, según datos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, “está controlado el rubro de delito de alto impacto”, si bien reconoció un repunte en los de bajo impacto, como el robo a casa habitación, que de 2008 a 2011 creció 46%. Paredes, por su parte, expresó que “la pena, el dolor que significa el perder patrimonio, estar amenazado, el tener miedo, no sólo se puede mirar desde las cifras”. Dijo que resulta “indispensable” reducir el robo común a su mínima expresión y demandó que los policías tengan rostro, “que los ciudadanos sepan quiénes son los policías en sus barrios, que tengan sus antecedentes y sepan a dónde denunciarlos si es necesario”. De ahí surgió la primera polémica, en un encuentro de pocas alusiones personales. Mancera replicó a Paredes al recordar que en esta ciudad “ya tenemos implementado una policía de proximidad”, y afirmó que el Distrito Federal seguirá siendo “la ciudad más segura de todo el país”. Desde ahí, al amanecer del encuentro, las grandes discusiones serían de dos, relegada Miranda de Wallace a un segundo plano. Paredes hizo uso de la contrarréplica: “Qué bueno que haya policía de proximidad. No ha sido muy próxima a mí y a mis vecinos, que me están demandando el conocer y el tener los datos de esos policías”. Isabel Miranda habló de la necesidad de los ciudadanos por transitar sin miedo. “Miedo a que nos roben nuestros vehículos, nos roben o le pase algo a nuestros hijos. Mi reto es obtener seguridad, no recuperarla porque no la tenemos”, dijo, y propuso aplicar un salario de por lo menos 10 mil pesos mensuales a los policías preventivos. Fue en el tema de una reforma política en el que la candidata ciudadana fue más crítica. En su oportunidad, Paredes habló de incorporar la participación ciudadana en distintas instancias de gobierno, de “integrarlos en controles delegacionales como parte de una reforma política profunda”. Ahí fue cuando Miranda de Wallace se salió del guión: “Yo celebro que la candidata del PRI finalmente, se haya dado cuenta de que lo que los ciudadanos necesitamos es la reforma y que hoy sí estén hablando de ciudadanos. Creo que, recientemente, no se dio de esa manera”. En materia de corrupción, Paredes llevó la voz cantante al debatir. Entre el discurso de sus adversarios, intervino para señalar a las autoridades capitalinas: “Cómo es posible que en estos años se haya mantenido a miles de taxistas pirata, pudiendo regularizarlos. Porque dan cuota, porque fomentan la corrupción. Cómo es posible que a quienes viven en el mercado informal se les pida cuotas y por eso no se propicie el que se integren a la economía formal. Cómo es posible que para realizar cualquier trámite se tenga que dar mordida”, lanzó la priista. El tema del agua agudizó las diferencias en la postura de la priísta y el perredista. Se puso a debate que aproximadamente 40% del recurso se pierde en fugas y que resulta cada vez más complejo abastecer a la población. Paredes habló de tomar una estrategia definitiva “y no solamente” retórica: “Una propuesta muy ambiciosa, pero estoy segura de que es indispensable: hacer un drenaje pluvial. Es una obra cuyo costo será mucho menor a su valor, porque permitirá a esta ciudad retener los volúmenes inmensos de agua de lluvia”, fueron sus palabras. Luego afirmó que, de ser electo, Enrique Peña Nieto se habría comprometido con ella a invertir en el proyecto que “llevaría agua a toda la ciudad”. Mancera contestó categórico: “Cualquier persona que diga que puede terminar con el problema del agua en un plazo menor a 20 años está mintiendo”. Y precisó: “Este drenaje pluvial tiene un costo de 90 mil millones de pesos, y hay que abrir toda la ciudad para instalar una red. La viabilidad de ese proyecto, la verdad, yo lo pondría en duda solamente por el monto y por la operación de obra civil que hay que hacer. Y sí invierte el GDF. Tiene 2 mil 200 millones de pesos para invertir”. Contrariada, Paredes reviró que se debe “tener visión de grandeza para llevar a cabo los grandes proyectos que requiere la ciudad”. En el tema de movilidad, Mancera dijo que la ciudad ya tiene un plan consolidado. “Sustituimos mil 200 microbuses por 300 unidades de Metrobús; tenemos 95 kilómetros con 700 mil usuarios al día”. Y 85% de las personas, remachó, “se mueve en transporte público”. Paredes recurrió a la ironía: “Es asombroso que haya un plan de movilidad, porque yo creía que la planeación no era el fuerte de esta administración. Verdaderamente los felicito. Veo que un puente se empieza simultáneamente a la obra que está junto, y después que la de al lado, y entonces se generan nudos. Yo pensaba que había alguna deficiencia en la planeación. Pero si sólo tenemos que continuar con lo que ya está hecho…”. Miranda de Wallace habló de alentar el uso de motonetas, “como en Europa”, y de priorizar el transporte colectivo, no a los automovilistas. Hacia el final del encuentro, se llevó a cabo una ronda de preguntas entre los propios candidatos. Isabel Miranda de Wallace cuestionó a Mancera: “¿Por qué hoy les tenemos que creer lo que no han cumplido en 15 años?” “Estoy seguro de que los habitantes de esta ciudad saben de los logros de la misma. La gente reconoce que es una de las ciudades más seguras, que reconoce los programas sociales que son adoptados incluso por las instancias federales; los ciudadanos tendrán memoria. Y también es un que reconocen cuando se falla y se da la cara. No es con un ejercicio discursivo con el que voy a convencerlos. Tenemos un soporte para evaluar cada uno de los rubros”, fue la respuesta del exprocurador capitalino. La candidata por el PAN insistió a Paredes en el tema de participación ciudadana: “¿Por qué ahora le interesan tanto al PRI los ciudadanos si en el Congreso nos negaron el poder ciudadano?” Paredes respondió: “En la Cámara se aprobó la posibilidad de candidaturas ciudadanas, que era una minuta aprobada por el Senado, donde votó a favor el grupo parlamentario”. De ahí, dio vueltas a la pregunta, hablando de la libertad con que los capitalinos deben ejercer su voto. Miguel Angel Mancera optó por profundizar las propuestas, renuente a confrontar a las candidatas con agravios. A Paredes le pidió que detallara su plan de Acuaférico y a Miranda de Wallace le preguntó cuál sería su primera acción de gobierno. Para cerrar el debate, Paredes preguntó a Isabel Miranda su opinión sobre el padrón electoral en el Distrito Federal, “ya que el INEGI señala que somos alrededor de 8 millones 800 mil habitantes y la lista nominal dice que somos 7 millones 200 mil”. En sintonía, la candidata ciudadana pidió revisar la cifra. “Lo que no podemos es tener la duda el día de la elección y que el padrón esté inflado”. Para terminar, Paredes intentó acorralar a Mancera. Lo miró fijamente y cuestionó: “Andrés Manuel López Obrador señaló que hay un grupo que domina y que es el que gobierna en México. Y que puede imponerse porque son dueños de los medios de comunicación. ¿Usted comparte esa visión?” Evasivo, Mancera concluyó el tema de golpe: “Yo la verdad estoy ocupado en los temas de la ciudad. No estoy analizando esa posición del licenciado Andrés Manuel López Obrador. Él se ha explicado, ha puntualizado. Estoy concentrado en la contienda de la ciudad, recorriendo sus calles, platicando con la gente. Los medios de comunicación son muy importantes para llegar a la gente”, acotó.

Comentarios