Busca Iglesia reconvertir a narcos arrepentidos

miércoles, 8 de agosto de 2012
MÉXICO, D.F., (apro).- En Sinaloa, cuna del líder del cártel del Pacífico, Joaquín El Chapo Guzmán, la Iglesia católica inició una nueva etapa de evangelización para reconvertir a criminales, narcotraficantes y delincuentes de cuello blanco  arrepentidos. En entrevista con el diario Excélsior, el obispo de la diócesis de Culiacán, Jonás Guerrero Corona, señaló que no sólo los delincuentes le hacen daño al país, sino también la gente encumbrada “que engaña, que invita a la violencia, que invita al desorden social”. A todos ellos, dijo, es necesario reconvertirlos “al buen camino”, porque los seres humanos pueden arrepentirse de sus pecados. Subrayó: “A quien quiera leer los evangelios, trataremos de evangelizarlos, nosotros no distinguimos. Así como Jesús evangelizó a Judas y no quiso ser de Dios, y evangelizó a Pedro que lo negó, y evangelizó a los demás apóstoles y a las masas, nosotros estamos invitando a una nueva evangelización, nueva en su método y nueva en su expresión”. De acuerdo con el prelado, Sinaloa es una entidad sumamente peligrosa, donde los delincuentes lo corrompen todo, pero la nueva lucha que emprenderá la Iglesia en esa entidad del bien contra el mal, agregó, reconvertirá a todo aquel delincuente que haya cometido los peores actos, siempre y cuando exista arrepentimiento y admita la evangelización, trátese de quien se trate, así sea el narcotraficante más buscado o el personaje más empoderado. “Se trate del grupo de quien se trate, nosotros queremos evangelizar a todos, hay tambien gente de cuello blanco que hace mucho daño, hay gente encumbrada, empoderados en el país que hacen mucho daño, que engañan, que invitan a la violencia, que invitan al desorden social, también a esos hay que reevangelizarlos”, puntualizó Guerrero Corona. Según el obispo de la diócesis de Culiacán, la Iglesia se prepara para enfrentar a la delincuencia a través de la capacitación de sus sacerdotes en materia de seguridad pública para iniciar una nueva evangelización. Tras adjudicar la violencia a la falta de valores, destacó que la inseguridad también es un signo de pobreza, de abandono, de olvido. “Por eso la Iglesia está haciendo lo propio, estamos en un proceso de planificación estratégica todas las parroquias”, indicó. Señaló que la Iglesia católica juega un papel importante en la recomposición social, y “en la medida que aceptemos el proyecto de Cristo para que seamos hombres y mujeres nuevos –dijo–, las cosas van a ir cambiando”. Mientras tanto, dijo, hay que sacar a todos los policías del mundo, “tráiganse a los Cascos Azules de la ONU, el mal está adentro y de dentro sale todo lo que decidimos en daño de los hermanos, tenemos que cambiarlo”.   Las armas de los criminales Según el Ejército Mexicano, las armas que se han logrado asegurar en Sinaloa muestran que las organizaciones criminales y los ciudadanos cada vez las adquieren con mayor poder de destrucción. El general de Brigada Marco Antonio Covarrubias Aguilar, comandante de la Novena Zona Militar, precisó que la adquisición de armas de fuego con alto poder destructivo puede ocasionar tragedias de grandes proporciones, según la nota publicada por Excélsior. “En Sinaloa, desde hace muchos años, se han adquirido armas, incluso se compraba material garigoleado porque el dibujo es una parte distinguida de la sociedad sinaloense, aunque no toda, pero el armamento así lo han manejado siempre. Ahora lo destacado es el calibre, lo que llamamos potencia y volumen de fuego. Así encontramos el Barret calibre .50, y llaman la atención los lanzacohetes y las granadas”, sostuvo el general Covarrubias Aguilar. Entre las armas que son decomisadas destacan aquellas que las organizaciones criminales personalizan con diversos materiales, algunas de las cuales están chapeadas en oro, otras tienen incrustaciones de joyas , otras muestran marcas de diseñadores internacionales y algunas más ostentan figuras de animales como tigres, jaguares o venados.

Comentarios