Se declara inocente en EU "La Reina del Pacífico"

viernes, 14 de septiembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Sandra Ávila Beltrán, La Reina del Pacífico, compareció hoy ante la Corte Federal de Miami y se declaró inocente de los cargos que le imputan: asociación delictuosa y la entrega de 100 kilogramos de cocaína en la ciudad de Chicago, entre junio y septiembre de 2001. La diligencia fue breve, de apenas cinco minutos. La Reina del Pacífico apareció sonriente, de buen humor, a pesar de encontrarse esposada de manos y con grilletes en los pies. Ante la juez Alicia Otazo Reyes, el abogado defensor de la mexicana, Stephen Ralls, dijo que Ávila Beltrán era inocente de los cargos de asociación ilícita para importar cocaína y asociación ilícita para distribuir al menos 100 kilogramos de cocaína en Estados Unidos. "Presentamos la declaración de inocencia de ambas acusaciones", indicó. El pasado 9 de agosto, la Procuraduría General de la República (PGR) extraditó a Estados Unidos a Ávila Beltrán, quien estuvo recluida en el Centro Federal de Readaptación Social Femenil Número 4 “Noroeste” en Tepic, Nayarit, desde el 26 de febrero de 2010. Autoridades estadunidenses acusan a la Reina del Pacífico, de introducir más de 100 kilos de cocaína a ese país entre enero de 1999 y marzo de 2004, junto con Juan Carlos López Correa, Juan Diego Espinoza Ramírez y otras personas. En un comunicado, la PGR señaló que, según la información proporcionada por las autoridades estadunidenses en su solicitud de extradición, Sandra Ávila Beltrán coordinaba, almacenaba y movía en México los cargamentos de cocaína, para finalmente importarlos a Estados Unidos. A su vez, Juan Carlos López Correa hacía los arreglos correspondientes para enviar los cargamentos de grandes cantidades de cocaína desde distintas partes del continente a México, lugar en donde se encontraba Ávila Beltrán, en donde, finalmente, ella arreglaba que la cocaína fuera contrabandeada a Estados Unidos. La Reina del Pacífico estuvo recluida en el Centro Federal de Readaptación Social Femenil Número 4 “Noroeste” en Tepic, Nayarit, desde el 26 de febrero de 2010, fecha en que el juez de conocimiento tuvo por cumplimentada la orden de detención provisional con fines de extradición. Desde entonces, Sandra Ávila Beltrán, siguió un proceso legal que duró aproximadamente dos años y medio para evitar su extradición a territorio estadunidense. En enero pasado, el juez decimotercero de Distrito de Amparo en Materia Penal, Jesús Alberto Chávez Hernández, concedió la protección de la justicia a Ávila por considerar que una corte de Estados Unidos pretende juzgarla por hechos por los cuales ya fue procesada e, incluso, absuelta en tribunales mexicanos. El pasado 8 de julio, se dio a conocer que los magistrados José Luis Villa Jiménez, Luis Pérez de la Fuente y Juan José Olvera López, integrantes del Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, modificaron el fallo dictado por el juez decimotercero. Los magistrados concluyeron que un cargo por el que Estados Unidos reclama a Sandra Ávila, relacionado con el aseguramiento, en diciembre de 2001, del buque “Macel” en costas de Colima, con más de nueve toneladas de cocaína, sí quedó comprendido en el proceso penal que se le siguió en México. En cambio, el segundo cargo no fue considerado en ese juicio, que gira en torno a la entrega de 100 kilogramos de cocaína en la ciudad de Chicago, entre junio y septiembre de 2001, razón por la cual no se violan los derechos fundamentales de la Reina del Pacífico, por lo que resultaba susceptible de ser extraditada. Una vez agotadas las etapas del procedimiento de extradición, la Secretaría de Relaciones Exteriores dictó el acuerdo correspondiente por medio del cual el Gobierno de México concedió extraditarla a Estados Unidos

Comentarios