Enfurece Aguirre por profesores que pararon labores por violencia

miércoles, 19 de septiembre de 2012
EL OCOTITO, Gro. (apro).- El gobernador Ángel Aguirre Rivero advirtió que no permitirá que profesores de Acapulco suspendan labores por causas relacionadas a la incesante violencia que se vive en el principal destino turístico de la entidad. No obstante, reconoció que la estrategia de seguridad puesta en marcha por autoridades de los tres niveles de gobierno no ha dado los resultados que espera la sociedad. Desde el martes 18, unos 200 trabajadores de la educación suspendieron labores en una veintena de primarias y secundarias ubicadas en la zona conurbada de Acapulco, debido a que persisten secuestros y extorsiones en contra del sector magisterial. Los inconformes argumentaron que la estrategia de seguridad anunciada por el gobernador Aguirre no ha inhibido la delincuencia y que la Operación Guerrero Seguro (OGS) no ha funcionado. Peor aun, aseguraron que el ambiente de impunidad y violencia “es peor que el año pasado”, según dijo el profesor Bonifacio Sandoval García. Entrevistado esta mañana, durante una gira de trabajo en el poblado de El Ocotito, municipio de Chilpancingo, Aguirre dijo que pidió a Silvia Romero Suárez, secretaria de Educación en Guerrero (SEG), se reúna con los paristas para que solucione este conflicto. Al cuestionarle sobre las causas que nuevamente obligaron al magisterio porteño a suspender labores, el mandatario admitió: “Hay resultados (en materia de seguridad), no como quisiéramos, pero los resultados sí los hay. Estamos empeñados en revisar las estrategias y mejorarlas; pero, insisto, no sé por qué razones y de qué orden este grupo de maestros pretende dejar sin clases a los niños, eso no lo voy a permitir”. Aguirre señaló que ya dio instrucciones para que se revisen los “botones de pánico” que presuntamente fueron instalados en los planteles escolares que se ubican en la zona conurbada del puerto. Insistió en señalar que las autoridades han hecho “su mejor esfuerzo” para mejorar los niveles de seguridad en el puerto –a pesar de que persisten las balaceras, secuestros y extorsiones en todos los niveles–, y reiteró: “No podemos, de ninguna manera, permitir que nuestros niños se queden sin recibir clases”. Este día, los paristas anunciaron que este jueves 20 el cierre de escuelas se extenderá a otras zonas del puerto. Por otra parte, el gobernador informó que se reunirá con un grupo de familiares de los seis universitarios detenidos por agentes federales la semana pasada en la región de Tierra Caliente. Los estudiantes actualmente se encuentran arraigados en la Ciudad de México y enfrentan cargos como portación de armas, tráfico de droga y delincuencia organizada. Al respecto, Aguirre dijo que pedirá a las autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR) que actúen con justicia, que no se violen los derechos de los inculpados y que el proceso judicial que enfrentan los jóvenes sea apegado a derecho. Ayer, amigos y familiares de los seis estudiantes de la unidad académica de Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG) se manifestaron en cinco ciudades de la entidad en demanda de la liberación de los inculpados. Al respecto, Jesús Alarcón –padre de uno de los jóvenes detenidos– demandó la intervención del gobernador y que el rector de la UAG, Asencio Villegas Arrizon, encabece las protestas. El padre de familia argumentó que los universitarios son inocentes y que son “fabricados” los delitos que se les imputan. No obstante, Roberto Hernández Rancel, inspector de la Policía Federal Preventiva (PFP) en la región de Tierra Caliente, exhibió públicamente unas fotografías que presuntamente estaban en el teléfono móvil de los universitarios arraigados, donde los jóvenes se exhiben portando rifles AK-47, pistolas tipo escuadra y recostados sobre billetes de diferente denominación, como lo reveló Apro desde el lunes 17.    

Comentarios