...Y senadores lo acusan de dejar "un país devastado"

jueves, 20 de septiembre de 2012
MEXICO, D.F. (apro).- Los senadores del PRD, PRI, PVEM y PT deploraron hoy los resultados de las secretarías de Gobernación (Segob) y Seguridad Pública (SSP), así como de la Procuraduría General de la República (PGR), a cargo, respectivamente, de Alejandro Poiré, Genaro García Luna y Marisela Morales. En su intervención, la perredista Angélica de la Peña Gómez afirmó que en el país existe una debilidad en las instituciones ante el aumento de los delitos del crimen organizado. Lejos de cumplir los preceptos de ley, añadió, lo que deja la administración del panista Felipe Calderón es un “país devastado”. La priista Cristina Díaz expresó que la seguridad pública es el tema que más lastima a la sociedad. En el PRI no hemos sido omisos, advirtió Díaz, quien sostuvo que durante este sexenio los legisladores priistas han aprobado la gran mayoría de las reformas y leyes que en materia de seguridad ha propuesto el gobierno de Calderón. Sin embargo, reveló que su partido tiene serias dudas sobre la calidad de los cuerpos policiales federales. También arremetió también contra el gobierno al acusar que una gran cantidad de quejas en materia de derechos humanos se han quedado sin resolver. Por su lado, el senador petista David Monreal Ávila consideró que la política exterior del país “no es digna ni respetable”. Y recordó que durante el sexenio calderonista, acusó, no se tomaron medidas drásticas para proteger a los periodistas. Luego de la fuga de 131 reos del penal de Piedras Negras, el lunes pasado, el político zacatecano denunció que el sistema penitenciario del país está perdido, ya que quien manda es la delincuencia organizada. Mientras Pablo Escudero, del PVEM, se centró en la labor de la “supersecretaría” que encabeza García Luna. Resaltó que en el VI Informe de Calderón no se tocó el tema de la balacera entre miembros de la Policía Federal (PF) en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). Escudero sostuvo que el aeropuerto capitalino es una "coladera" en la que entra y sale cualquier tipo de mercancía. A lo largo de la gestión de Calderón, reviró, jamás se pudo tomar el control de la terminal aérea. En contraste, el único que alabó la labor de los funcionarios federales fue el panista Javier Lozano, quien dijo que quienes comparecen han mostrado lealtad durante sus administraciones. Más aún, dijo que el gobierno federal ha trabajado contra el crimen con valentía y respeto a los derechos humanos. Lozano Alarcón agregó que la lucha contra la delincuencia no es sólo del gobierno federal, sino de todos los ciudadanos. Y es justo en esta administración, presumió, en que se ha ampliado el diálogo social y la participación ciudadana. Mónica Arriola, hija de la líder vitalicia del magisterio, Elba Esther Gordillo Morales, y también senadora de Nueva Alianza (Panal), dijo ante los funcionarios federales que México no sólo requiere de números sino de acciones concretas. Layda Sansores, del Movimiento Ciudadano (MC), cuestionó al titular de la SSP sobre sus verdaderas intenciones al alentar “montajes” sobre detenciones, como ocurrió en el caso de la ciudadana francesa Florence Cassez, en el que además se basaron en acusaciones de testigos protegidos. Sansores acusó que uno de los más grandes fracasos del gobierno de Calderón es la seguridad pública. Incluso, la legisladora dijo a García Luna que si en el país no hubiera impunidad, Calderón y él ya estarían en la cárcel. "México hoy huele a sangre quemada", remató. En respuesta, García Luna dijo que en el caso Cassez los que acusaron fueron las víctimas, no la Policía Federal (PF). No obstante, el priista Omar Fayad aclaró que su partido no comparte el ánimo triunfalista del gobierno de Calderón. En su oportunidad, el petista Manuel Bartlett dijo a los funcionarios federales que dejan un “Estado intervenido”, ya que los Estados Unidos tienen un sistema de seguridad sobrepuesto al de México.

Comentarios