Tovar y de Teresa defiende a director del INAH; sin fudamento acusaciones en su contra

viernes, 11 de enero de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa, informó que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) puso a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR) toda la información sobre la construcción de la Bodega Aurrerá en las inmediaciones de la zona arqueológica de Teotihuacán. En entrevista, Tovar y de Teresa dejó en claro que por parte del INAH “no hay absolutamente nada indebido” respecto a la construcción del centro comercial, como denunciaron los congresistas estadunidenses que investigan la entrega de sobornos de ejecutivos de WalMart a funcionarios y políticos mexicanos. Según la denuncia, el director del INAH, Sergio Raúl Arroyo, habría recibido dinero a cambio de avalar la construcción del supermercado. Sin embargo, el titular del Conaculta señaló que “la gente de este instituto ha sido muy profesional”, y aclaró que su objetivo “ha sido cuidar el patrimonio del país”. Precisó que la responsabilidad del INAH termina en señalar si hay vestigios o si se daña el patrimonio arqueológico, “porque lo demás, de los permisos, es responsabilidad de otras instancias y de otros niveles de gobierno”. Tovar planteó que la Secretaría de la Función Pública es la que cuenta con toda la información sobre los estudios y autorizaciones para la construcción de la Bodega Aurrerá en Teotihuacán en 2004. Esa es la institución que “tiene la atribución de dar el dictamen”, aclaró. Después de la ceremonia por el 39 aniversario luctuoso del pintor David Alfaro Sequeiros, en la Rotonda de las Personas Ilustres, Tovar y de Teresa destacó que hasta el momento los congresistas Henry Waxman y Elijah Cummings, que exhibieron el caso en el Congreso de Estados Unidos, no han presentado pruebas de sus dichos: “Todo esto está dicho por señores que no han enseñado ningún documento… No hemos visto ni una prueba, nada que sustente esos juicios y esas palabras.” Aunque admitió que desconoce a detalle el caso, reconoció que el escándalo afecta tanto a la figura de Arroyo como al INAH, “institución noble que durante casi 70 años ha hecho una labor extraordinaria en la protección de nuestro patrimonio cultural”. Sin embargo, precisó: “Creo lo que dice una arqueóloga, que mandó ayer una carta a uno de los periódicos de circulación nacional, en la que decía que ella había entregado hasta el último informe detallando (y) que no había ningún tipo de afectación arqueológica.”

Comentarios