Desaprovecha México 98% del biogás de rellenos sanitarios

jueves, 3 de enero de 2013
MÉXICO, D.F., (apro).- Los residuos sólidos, las aguas residuales y hasta los desechos humanos son una fuente inagotable de biogás. A pesar de que en México se generan diariamente unas 100  mil toneladas de basura, suficientes para generar 400 megawatts de energía, sólo el 2.4% se aprovecha. Además, se generan 82 mil litros de aguas residuales por segundo con los que se podría producir biogás y cada ser humano produce 1.5 litros de biogás al día y de igual forma se desaprovecha. Según Alejandra Castro González, académica del Departamento de Sistemas Energéticos de la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNAM, todos los desechos sólidos y líquidos --residuos forestales, agropecuarios, industriales, animales e, incluso, humanos--, son una fuente inagotable de biogás si son tratados con reactores anaerobios mediante los que se produce metano y diversos tipos de energía. Las aguas residuales, por ejemplo, generan biogás que podría ser utilizado como energía térmica (gas doméstico) o eléctrica, si se trataran mediante ese sistema. Los residuos sólidos que se depositan en los rellenos sanitarios también tienen gran potencial para la generación de biogás y sólo se aprovecha el 2.4%, lamenta Castro González. “Tenemos potencial para producir, aproximadamente, 400 megawatts con 100 mil toneladas de basura diarias. Eso es lo que se genera de desperdicio en la República Mexicana, que no se aprovecha”, afirma. La académica de la UNAM dice que de una tonelada de materia orgánica se pueden obtener de 120 a 300 metros cúbicos de metano, compuesto en un 60 u 80% de biogás. Incluso, añade, los humanos generamos nuestro propio biogás, al comer y digerir se obtienen 1.5 litros diariamente. El reactor anaerobio, explica la investigadora, es un sistema de degradación anaerobia que imita al que tienen los pantanos o los cerdos, donde “un consorcio microbiano alimenta a las siguientes bacterias, y así sucesivamente, hasta la producción del metano como elemento final”. En México, sostiene Castro González, existen cinco millones de granjas y más de 18 millones de cerdos, que podrían ser integrados a mecanismos de desarrollo limpio y generación del compuesto. Al destazar cada uno de esos animales se utilizan 500 litros de agua y en cada rastro con normatividad se sacrifican aproximadamente dos mil animales al día. “Hay que imaginar la carga orgánica de esas aguas residuales, porque contiene sangre y es sumamente contaminante; además, los desechos sólidos, es decir, las vísceras que no son comestibles, son descargadas a terrenos, donde se genera la composta por sí misma, pero son fuente de contaminación”, sostiene. De ahí, insiste, la necesidad de alentar la instalación de reactores anaerobios en México cuya inversión, dice, se recuperaría en cuatro años. “En menos de cuatro años se tendría la inversión recuperada, y lo demás serían ganancias. Además tenemos que hacer ajustes en la red eléctrica para incorporar nuevas tecnologías y hacer óptimo el almacenamiento de energía por biogás. Urge ajustar las renovables a patrones de distribución”, enfatiza. Pone como ejemplo los países escandinavos que apuestan a generar toda su energía a partir de renovables en sólo cinco años. “En Alemania llevan basura de países del tercer mundo para producir su propia energía eléctrica, y nosotros, que tenemos de sobra, no la hemos sabido emplear”, critica. La Ciudad de México es una de las entidades del país donde ya se inició el aprovechamiento de los residuos sólidos. En marzo del año pasado, en la administración de Marcelo Ebrard, el Gobierno del Distrito Federal presentó a embajadores de Reino Unido y Francia, representantes de España Japón y Estados Unidos la convocatoria internacional de licitación Bordo Poniente. Tras un largo proceso de licitación, el 1 de noviembre del mismo año anunció que la empresa BMLMX Power Company sería la firma encargada de la captura del biogás del relleno sanitario. Con el cierre definitivo según estimaciones del gobierno capitalino se dejarán de emitir 1.8 millones de toneladas de bióxido de carbono (CO2) al año y se generarán 58 megawatts/hora.

Comentarios