Otro caso de negligencia médica en Sonora; muere niño por mal diagnóstico

lunes, 28 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió hoy una recomendación al gobierno de Sonora –la número 33/2013– por la “inadecuada atención médica” que provocó la muerte a un menor en esa entidad. De acuerdo con el organismo, el menor ingresó al Hospital Infantil “Doctora Luisa María Godoy Olvera” con una dificultad respiratoria moderada, sin embargo, los médicos que lo atendieron omitieron realizar un diagnóstico certero sobre su padecimiento. Primero, alrededor de las 19:00 horas del 28 de diciembre de 2011, el menor fue atendido en el área de urgencias del Hospital de Gineco Pediatría “Dr. Lucio Mayoral Hernández”, del Instituto Mexicano del Seguro Social en Hermosillo, Sonora, para que ser atendido por dificultad respiratoria. Al día siguiente, 29 de diciembre fue dado de alta por “evolución clínica satisfactoria, con diagnóstico final de bronquiolitis y cita abierta a urgencias pediatría”. Sin embargo, la salud del menor comenzó a empeorar, por lo que fue llevado al día siguiente al Hospital Infantil “Doctora Luisa María Godoy Olvera”, donde permaneció hospitalizado hasta que murió el 10 de enero de 2012, a causa de choque séptico y neumonía, según consta en el certificado de defunción correspondiente En su investigación el organismo nacional encontró que el personal de salud del hospital María Godoy no solicitó, de manera oportuna, la toma de una placa radiológica de tórax para confirmar o descartar el “infiltrado intersticial” (trastornos inflamatorios difusos de las vías aéreas inferiores) que fue reportado por un médico adscrito al servicio de urgencias. Ello, señaló la CNDH en su recomendación, “evidenció descuido en el seguimiento del caso” y por ende provocó que se deteriorara la salud del menor, quien tras permanecer internado varios días en el hospital, perdió la vida a causa de un “choque séptico y neumonía”, según consta en el certificado de defunción correspondiente. No fue lo único, el organismo defensor de los derechos humanos corroboró que las notas del expediente clínico del paciente son ilegibles y los médicos tratantes omitieron precisar sus nombres completos, lo que impide su identificación y “contraviene la normatividad vigente”. Tras constatar la negligencia médica, la CNDH resolvió que se violó el derecho humano a la protección de la salud, y ello trajo como consecuencia la violación al derecho a la vida. La CNDH atribuyó una consideración especial al caso por tratarse de un menor de edad, por lo que en su recomendación solicita la reparación del daño ocasionado a los familiares de la víctima “con motivo de la responsabilidad institucional en que incurrió el personal del Hospital Infantil de Sonora”. Asimismo, pidió impartir a todos los servidores públicos del Hospital Infantil un programa integral de educación, formación y capacitación en materia de derechos humanos, “haciendo énfasis en la protección de la salud”. También solicitó pedir al personal médico una copia de la certificación y recertificación que “permita acreditar su actualización, experiencia y conocimientos suficientes para brindar un servicio médico adecuado”. Sugirió además adoptar las medidas necesarias para garantizar que los expedientes clínicos se encuentren debidamente integrados y protegidos, conforme a lo que establece la legislación en materia de salud. Y por último solicita al hospital colaborar ante la queja que se presente ante el Órgano de Control y Desarrollo Administrativo de los Servicios de Salud de Sonora y la denuncia que se formule ante la Procuraduría General de Justicia (PGJ) del estado. Apenas el lunes pasado, el Hospital General de Guaymas, Sonora, se colocó en el centro de las críticas luego de que un campesino de 38 años, identificado como José Sánchez Carrasco, murió tras permanecer cinco días en agonía al no ser atendido por falta de dinero. Sánchez Carrasco llegó a ese hospital el miércoles 16 de octubre con malestar y caso severo de deshidratación y aunque fue recibido inicialmente, le negaron la atención médica al constatar que no tenía servicio médico ni dinero.

Comentarios