Imponen toque de queda en municipio guerrerense

viernes, 15 de noviembre de 2013
CHILPANCINGO. Gro., (apro).- Autoridades locales decretaron un toque de queda en la cabecera municipal de Apaxtla de Castrejón ante la incesante ola de violencia e impunidad que tiene colapsada la Zona Norte de la entidad. También se anunció la prohibición de la venta de alcohol y se advierte que a las personas que no respeten el toque de queda se les impondrán multas de 400 pesos y arrestos de 36 horas. La medida entrará en vigor a partir de las 22:30 horas de este viernes y culminará a las 04:30 horas del sábado, horario que aplicara para los siguientes días por tiempo indefinido, refiere un documento oficial firmado por el alcalde perredista Efraín Peña Damacio. El toque de queda en Apaxtla de Castrejón, lugar colapsado por la disputa entre bandas delincuenciales por el control de esta emblemática plaza en la geografía del narco en la entidad, plantea ocho reglas específicas. Al respecto, el documento indica que las sirenas de las patrullas de la policía municipal y la ambulancia, así como la radio municipal darán la alerta del inicio del toque de queda. A partir de ese momento, ningún menor de 18 años y adultos podrán circular por la vía pública “sin causa justificada”. Las personas que por cualquier emergencia tengan que salir de sus viviendas durante el toque de queda, deberán informar vía telefónica a la comandancia de la policía municipal, refiere la cuarta regla. El quinto punto señala que a partir de las 18:00 horas “queda estrictamente prohibido” vender bebidas embriagantes en el poblado, hasta que se restablezca la paz y seguridad en el lugar. Solo las farmacias y el dispensario médico municipal funcionarán las 24 horas del día, señala el documento oficial. Las personas que no respeten el toque de queda serán consignadas ante la dirección de Seguridad Pública municipal donde se impondrán multas por desacato o infracciones por 400 pesos y arrestos de 36 horas. En caso de reincidencia, los infractores serán trasladados al penal ubicado en el vecino municipio de Teloloapan, señala la disposición municipal que entra en vigor este viernes 15. Al respecto, el edil perredista dijo a Apro que esta medida fue condensada con un sector de la población con el propósito de revertir los efectos de la narcoviolencia. Asimismo que, a pesar de los constantes llamados  de ayuda, las  autoridades estatales y federales han sido omisas en garantizar la seguridad en la zona. Por ello, la ciudadanía, así como autoridades locales han tenido que buscar sus propios mecanismos de protección, indicó. Hace dos semanas, se conformó en este municipio un “consejo ciudadano de vigilancia” respaldado por autoridades municipales ante la criminal indolencia gubernamental frente a la ola delincuencial que tiene asfixiada a la población de la Zona Norte de la entidad. La medida fue criticada por el gobierno estatal, a través del vocero José Villanueva Manzanarez, quien anunció que podrían integrar procedimientos administrativos en contra de ediles que respalden la conformación de grupos de autodefensa. Ahora, las autoridades municipales de Apaxtla responden con la implementación del toque de queda como estrategia para disminuir la incidencia delictiva en este lugar disputado por dos grupos delincuenciales que mantienen una brutal batalla por este corredor de drogas que conecta la zona de la Sierra de Guerrero con la región sur del estado de México.  

Comentarios