Relacionan con el crimen organizado al representante de Kombo Kolombia

viernes, 1 de febrero de 2013
SALTILLO, Coah., (proceso.com.mx).- Autoridades de Coahuila y de Nuevo León se coordinan para buscar en este estado a los diez sicarios que secuestraron y asesinaron a los integrantes del grupo musical Kombo Kolombia,  informó  la vocería de Seguridad de Nuevo León y de Coahuila. “Estamos en contacto con las autoridades de Coahuila. Y la misma  PGR ya se sumó a las investigaciones de este crimen  para buscarlos en ese estado”,  precisó  Jorge Domene Zambrano, vocero de Seguridad  de Nuevo León. Por  la zona donde ocurrió el crimen,   ubicada a la altura del  kilómetro 92 de la carretera Monterrey-Monclova,  es más probable que los asesinos huyeran  al estado de Coahuila, aseguró una  fuente de la Vocería  de Seguridad de Coahuila. Comentó  que también están participando en la investigación la Policía Federal,  el Ejército y la Marina. Información brindada por las autoridades de Nuevo León indica que el jueves 24 de enero el grupo musical Kombo Kolombia fue contratado por un hombre para presentarse en un bar denominado “La Carreta”, en el municipio de Hidalgo, ubicado a unos 36 kilómetros al noroeste  de Monterrey. A la fiesta privada acudieron unas 50 personas y  terminó antes de la medianoche. Alrededor de las 00:30 horas del viernes llegó un grupo armado integrado por diez personas y amagó a 18 miembros del grupo musical, para después subirlos a varias camionetas. Los trasladaron durante unas cuatro horas  por caminos de  terracería. Después se detuvieron y bajaron a los músicos de la camioneta en un rancho abandonado denominado “Las Estacas”,  ubicado en el kilómetro 92 de la Carretera Monterrey-Monclova. Ahí  los golpearon e interrogaron sobre si pertenecían a un grupo de la delincuencia organizada y si tenían relación con drogas, para  posteriormente ejecutarlos y lanzar sus cadáveres  a un pozo de agua de unos 15 metros de profundidad. Mientras bajaban de las camionetas a los integrantes  en grupos de tres personas, uno de ellos  logró escapar y  posteriormente condujo a un grupo de los militares al lugar del crimen. El grupo Kombo Kolombia tenía aproximadamente cuatro años de haberse formado. En estos días deberían firmar su primer contrato con una casa disquera que los llevaría a una gira  para promocionar su música. En sus orígenes el grupo actuó en diversos bares  involucrados en actos relacionados con la delincuencia organizada, como el Sabino Gordo, donde fallecieron 21 personas por un ataque de sicarios del cartel del golfo, ocurrido en julio del 2011. Más recientemente, en enero del 2012,   la Agencia Estatal de Investigaciones detuvo a 142 personas en el Bar la Eternidad, incluyendo a los integrantes del Kombo Kolombia, para investigarlos sobre once personas que fueron privadas de su libertad en ese local y que posteriormente aparecieron asesinadas en diversos puntos de Monterrey. Un empresario relacionado con grupos de música Vallenata, muy populares en Monterrey,  comentó bajo la condición del anonimato que “al representante del grupo lo relacionaban  con un grupo del crimen organizado”. “La mayoría de los músicos no estaba involucrada. Pero el representante mandaba saludos en todos sus conciertos a los comandantes de un grupo de la delincuencia, nombrándolos por su apodos”, dijo la fuente. Aseguró que  Kombo Kolombia  ya había sufrido amenazas, por lo cual al menos tres integrantes pensaban renunciar y crear un nuevo grupo. La Procuraduría de Justicia de Nuevo León ahora centra las investigaciones en  la persona que los contrató, para determinar el móvil del múltiple crimen. “Ya fue identificado la persona que los contrató, pero su nombre se mantiene por el sigilo de la investigación”, informó el portavoz de Seguridad.

Comentarios