Aún no se va el Papa y gobernador de Guanajuato ya lo quiere inmortalizar

lunes, 11 de febrero de 2013
LEÓN, Gto. (apro).- Luego de darse a conocer la renuncia de Benedicto XVI al pontificado, el gobernador Miguel Márquez Márquez analiza la posibilidad de poner el nombre del prelado a algún inmueble o calle, como un “reconocimiento sencillo” al Papa que hace un año visitó la entidad.

En contraparte, la alcaldesa de León, la priista Bárbara Botello Santibáñez, anunció que su gobierno realizará una auditoría a los gastos efectuados por su antecesor, el también panista Ricardo Sheffield, durante la gira que Benedicto XVI efectuó por la entidad, debido a que supuestos proveedores se han presentado a cobrar servicios prestados para ese evento.

Botello Santibáñez habló de dos proveedores que desde que tomó posesión, en octubre pasado, han acudido a la sede municipal a cobrar supuestos adeudos por cerca de tres millones de pesos por la instalación de un centro de cómputo y por servicios de estacionamiento.

El gobernador Miguel Márquez se dijo sorprendido por la decisión del Papa y recordó la visita que hizo del 23 al 26 de marzo de 2012. Como católico, dijo, fue “una gran experiencia”, pues se le dio la oportunidad de saludarlo en una audiencia privada, acompañado de su esposa y sus hijos.

“Es algo que no me hubiera imaginado. Cambió mucho mi visión de él, de un Papa alemán, frío, sobre todo atendiendo más la parte de la razón; filósofo por naturaleza, un gran teólogo también… yo sí quiero decirte que vimos la parte humana del Papa que no se la habían visto y que no lo habían notado en ningún otro país; aquí salió el Papa humano que la verdad estábamos esperando”, afirmó el mandatario.

Márquez Márquez señaló que esa visita fue “un gran evento que a todos nos dejó un gran sabor de boca; un evento bien organizado y que, indudablemente, queda para la historia de Guanajuato”. Luego, aseguró que todo lo relacionado con los gastos efectuados por el gobierno del estado para dicha visita “quedó aclarado; los revisaron, fue un tema muy mencionado en su momento”, y resaltó la derrama económica que se habría generado por la gira papal.

–¿Se propondrá que algún lugar lleve su nombre?

–Fíjate que sí pensé eso. Efectivamente, hay que ver la propuesta de hacer un reconocimiento, un homenaje, porque fue una distinción, ningún otro Papa había estado en tierras guanajuatenses, en León, entonces sí vale la pena; obviamente aquí nos tendremos que poner de acuerdo con los municipios correspondientes, con la autoridad eclesiástica, algo sencillo. Finalmente, Márquez no descartó que el nombre de Benedicto XVI pudiera ser impuesto al parque Expo Bicentenario. “Puede ser, habría que revisar”, concluyó.

En tanto que la alcaldesa de León, Bárbara Botello, afirmó que Benedicto XVI se ganó el corazón de todos los leoneses y de todos los mexicanos en la gira de marzo pasado.

Sin embargo, aclaró que no se tiene contemplado dedicarle algún monumento o reconocimiento al jerarca de la Iglesia católica.

“No es algo que tenga contemplado el municipio, tenemos otras muchas cosas que atender”, fueron sus palabras.

–¿Serán auditados los gastos para la visita del Papa? –Hay unas deudas que nos están cobrando por esa visita, que no están documentadas; he tenido que platicar con proveedores porque han estado exigiendo el pago, no tengo los montos ahorita, pero hay gente que habla que pusieron un centro de cómputo, que invirtió en estacionamientos, pero como no tenemos nada documentado…todo se está auditando, como cualquier otro asunto. La alcaldesa sostuvo que los proveedores no le han presentado documentos que acrediten los servicios supuestamente prestados al gobierno de León –en el periodo de su antecesor Ricardo Sheffield– para la visita papal; “entonces, yo no puedo pagar eso”.

Comentarios