Desiste alcalde de Uriangato de controversia por aborto

martes, 30 de abril de 2013
GUANAJUATO, Gto. (apro).- El alcalde de Uriangato, Luis Ignacio Rosiles, convocó a una sesión extraordinaria para desistirse de la controversia constitucional que fue presentada ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en la que rechazaba las reformas a la Constitución del estado que establecen la protección de la vida desde el momento de la concepción y hasta la muerte natural. “Soy un alcalde panista y, como tal, propuse el desistimiento porque no va con los principios del partido y con los míos (…) No queremos convertir a Uriangato en un punto de reunión para fines abortivos, aquí hay otros usos y costumbres”, dijo Rosiles a Apro en entrevista telefónica. Luego de señalar que fue una decisión “acorde a los principios éticos y morales que ejerce la presente administración”, el alcalde detalló que por mayoría el gobierno municipal aprobó el lunes 29 el desistimiento y lo remitió a la SCJN, acompañado de un oficio en el que solicita que le sea admitido, aun cuando la Suprema Corte cerró la instrucción y el asunto se encuentra ahora en la mesa de discusión en el pleno. El acuerdo fue aprobado por los tres regidores del PAN, cuatro del PRI, el alcalde y el síndico del ayuntamiento. En contra votaron los tres regidores del Partido Verde Ecologista. El CEN y el Comité Estatal de Acción Nacional publicaron en sus respectivos portales el comunicado de prensa del gobierno municipal uriangatense en el que se informa sobre el desistimiento. Además, en las redes sociales divulgaron su congratulación por el acuerdo. La controversia fue interpuesta por la administración de Carlos Guzmán (2006-2009), un expanista que se pasó a las filas del PVEM. Vía telefónica, Rosiles explicó que en el siguiente trienio (2009-2012) se intentó echar abajo dicha controversia, pero no fue posible hacerlo, “y ahora se volvió a intentar y se logró en consonancia con los compañeros de la fracción del PRI”. El alcalde insistió que la decisión de tomó “por un principio filosófico” y en congruencia con sus convicciones personales y como panista. “Pero hay implicaciones más allá de ello. Uriangato es el único municipio que se  pronunciaba de esa manera… eso sería atraer visitantes a nuestro municipio no afines a los usos y costumbres de nuestros ciudadanos”, reiteró. Rosiles dijo que mantener la controversia significaría “convertir a Uriangato en una especie de isla, que no está en consonancia con el resto del estado”. Asimismo, aseguró que los priistas tomaron la decisión de respaldar su propuesta “a pesar de que hemos tenido nuestras diferencias”, porque estuvieron de acuerdo en “el riesgo de las permisividades que se pudieran dar en este municipio, con las cuales los uriangatenses no estamos acostumbrados”.

Comentarios