Investiga Slim a patrocinadores de protestas en su contra en EU

jueves, 23 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El magnate mexicano Carlos Slim, quien acaba de ser desbancado por el estadunidense Bill Gates del primer sitio de los hombres más ricos del planeta, investiga quién está detrás de la campaña de desprestigio en su contra en Estados Unidos. La orden de averiguar el origen de las protestas en su contra vino después de su última aparición en la biblioteca pública de Nueva York, el pasado jueves 16, donde un grupo de personas interrumpió constantemente –con risas-- su participación, que versó sobre el tema de “cómo podemos mejorar nuestras escuelas en el siglo XXI”. El incidente, en el que también le arrojaron billetes al empresario mexicano, fue subido a las redes sociales. Según una nota publicado por el diario Reforma en su edición de este jueves, el pasado lunes 20 la compañía TracFone Wireless Inc, subsidiaria de América Móvil, interpuso una queja en el estado de California para que se investigue a quienes están detrás de las protestas contra el dueño de Grupo Carso. En su queja presentada ante la Comisión Política de Prácticas Justas de California (FPPC, por sus siglas en inglés), TracFone señala que el grupo Two Countries, One Voice (Dos Países Una Voz. TCOV) se ha dedicado a cabildear con funcionarios estatales y reguladores, y pide que se indague su financiamiento y sus intereses políticos. “Hemos solicitado que la comisión FPPC investigue nuestros reclamos (…) para determinar los verdaderos patrocinadores (de Two Countries, One Voice) y si un proceso político en California ha sido excesivamente subvertido por intereses corporativos y/o políticos”, dijo Tracfone. Según la telefónica, TCOV se autopromueve como un grupo de líderes de la comunidad latina de todo Estados Unidos que pretende dar "voz a quien no la tiene", y su propósito es exponer "cómo el hombre más rico del mundo, Carlos Slim, continúa amasando su fortuna sobre la espalda del pueblo mexicano y cómo sus prácticas continúan carcomiendo el desarrollo económico de México". Desde 2012, añade, TCOV ha realizado protestas en California y en otras entidades de Estados Unidos en contra de TracFone, sus agentes y representantes, y su compañía filial América Móvil. El aparente objetivo de las protestas y el cabildeo desplegado es urgir al gobierno de California a intervenir en el mercado a favor de los competidores de TracFone, señala la empresa telefónica. En su demanda, la telefónica advierte que uno de los fundadores de TCOV, Andrés Ramírez, es un consultor político y cabildero afincado en Las Vegas, y sospecha de sus vínculos con rivales de Slim. "Poco se sabe de dónde vienen los fondos de TCOV, pero es claro que tienen abundantes recursos a su disposición. TCOV ha afirmado que son autofinanciables y específicamente han negado estar atados a empresarios competidores de Slim. Andrés Ramírez ha sido parte de eventos de Azteca América, filial de Televisión Azteca en EU, grupo que rivaliza con América Móvil, propiedad de Carlos Slim", apunta la queja. "Sin embargo, Ramírez asegura que no ha trabajado para Azteca y que TCOV 'sólo ha gastado pocos miles de dólares para armar sus eventos'", menciona. En su sitio web, el organizador de las protestas contra Carlos Slim advirtió que habrá "un largo verano" porque sus acciones contra el empresario apenas comienzan. "Los sonidos de los tambores se hacen más sonoros. Su reino de corrupción está por terminar Carlos Slim", advirtió. El pasado jueves 9, un grupo de personas protestó contra el magnate mexicano durante una conferencia en la Biblioteca Pública de Nueva York. En un video subido a YouTube por TCOV se pudo apreciar que un grupo de manifestantes interrumpía con risas constantes la plática de Slim –titulada “¿Cómo podemos mejorar nuestras escuelas en el siglo XXI?”– para quejarse de las labores filantrópicas del empresario mexicano. El emprendedor Salman Khan y el director del Sistema de Bibliotecas de Nueva York, Anthony Marx, quienes acompañaban a Slim, parecieron contagiarse con las risas que surgían cuando el empresario hablaba, según se observó en la grabación. Slim no tuvo otra opción que reír ante el barullo en el salón. Luego una mujer del público le gritó: “¿Qué es tan gracioso?”, a lo que un hombre contestó: “Yo les voy a decir qué es lo chistoso: La caridad de Carlos Slim es cómica”. Y la mitad del público irrumpió en risas y aplausos. Las burlas causaron tal consternación que Marx pidió silencio reiteradamente a los asistentes. “Esto es una biblioteca e intentamos tener una conversación”, dijo. Más de 20 personas cuestionaron las actividades filantrópicas de Slim y, tras interrumpir la plática, empezaron a caminar por la sala mientras tocaban con trompetillas el tema Imperial Death March de la película Star Wars. También arrojaron billetes con la fotografía del magnate y la cifra de 73 mil millones de dólares, en referencia al cálculo que las publicaciones Forbes y Bloomberg hacen de su fortuna. “Carlos Slim es un hombre malo, que tiene bajo su poder compañías telefónicas y de Internet que ofrecen un pésimo servicio, que de hecho apesta, y hace una riqueza obscena a costa de los mexicanos”, dijo uno de los activistas a modo de justificación en el video. Una vez terminado el evento, el colectivo proyectó en las paredes de la Biblioteca de Nueva York la frase “Los monopolios no son cosa de risa”. Luego de esa protesta, el corresponsal de la agencia Bloomberg en la ciudad de México, Crayton Harrison, señaló que las manifestaciones registradas en Perú y Estados Unidos en contra del segundo hombre más rico del mundo son organizadas por un grupo de latinos, “según ellos autofinanciados y sin relación con los competidores de Slim en México”. En su texto “World’s Richiest Man Carlos Slim Taunted by Kazoos”, publicado el pasado viernes 10 (un día después de la protesta en la Biblioteca Pública de Nueva York), el periodista explora la posibilidad de que la serie de manifestaciones en contra de Carlos Slim son pagadas por sus adversarios, en particular por Ricardo Salinas Pliego. El periodista afirma que los manifestantes son simpatizantes más no integrantes de la organización Two Countries, One Voice e incluso que fueron pagados. “Integrantes de la oficina de prensa de Slim señalaron que algunos manifestantes, en otras ocasiones, han recibido pago por sostener carteles”, describe el periodista, quien entrevistó a Andrés Ramírez, estratega en comunicaciones políticas y uno de los siete administradores del grupo en Facebook. De acuerdo con el texto publicado en Bloomberg, Ramírez ha aparecido en eventos patrocinados por Azteca América, cadena de televisión propiedad de Ricardo Salinas Pliego, uno de los 100 hombres más ricos de México. Sin embargo, el activista y fundador del "Grupo Ramírez" indicó que no ha trabajado para Salinas o cualquier otra compañía afín al Grupo Salinas. Una semana después, en su columna "Templo Mayor", publicada en el diario Reforma, Fray Bartolomé retomó el texto publicado en Bloomberg, y a manera de rumor afirmó que los manifestantes son pagados por Azteca América, es decir, Ricardo Salinas Pliego. "Según la investigación de Bloomberg, Andrés Ramírez, que es como se llama el sujeto, está ligado a Azteca América, la filial de TV Azteca en Estados Unidos. Pero, claro, seguramente se trata de una simple casualidad y en el acoso a Carlos Slim nada tiene que ver Ricardo Salinas Pliego. ¿Verdad?", indicó Fray Bartolomé en su texto del viernes 17. En respuesta, TV Azteca publicó a partir del lunes 20 un desplegado en distintos diarios nacionales bajo el título “Alejandro Junco, profesional de la calumnia y la difamación”, en el que señala que “utilizó de manera dolosa un artículo de Boomberg para intentar desprestigiar una vez más a TV Azteca”. El texto, en el que califica al periódico de “gangsteril”, subraya que la publicación de Bloomberg fue usado “mañosamente” para manipular la información. Y afirma que TV Azteca “no tiene trato ni relación alguna con Andrés Ramírez ni con su organización”. Remata: “Estos hechos incontrovertibles exhiben una vez más la manipulación voraz, el dolo y el cinismo con el que el señor Junco de la Vega practica el ‘periodismo libre e independiente’”.

Comentarios