Arellano Félix pacta con justicia de EU y sólo le dan 15 años de cárcel

viernes, 24 de mayo de 2013
TIJUANA, B.C. (apro).- Puntual, en punto de las 10 de la mañana, el juez Larry Alan Burns inició la audiencia del juicio en contra de Eduardo Arellano Félix, El Doctor, por los presuntos delitos de lavado de dinero y transportación de fondos provenientes del narcotráfico. La sala 14 A de la corte federal del distrito del sur de California resultó insuficiente para escuchar la declaración de culpabilidad del último de los hermanos varones del clan Arellano Félix en ser arrestado y juzgado en Estados Unidos. Ante el juez Burns, El Doctor aceptó su responsabilidad en los cargos que se le imputan, luego de llegar a un acuerdo previo con la justicia estadunidense. La negociación fue ampliamente ventajosa para Arellano Félix porque, a diferencia de lo que sucedió con sus hermanos, él sólo purgará una condena máxima de 15 años de cárcel al quedar exculpado de dos delitos que en conjunto representaban una pena de 20 años de cárcel: conspiración para el tráfico de drogas y asociación delictuosa. Curiosamente, el juez Burns es el mismo que condenó a Benjamín y Francisco Javier Arellano Félix. Ambos purgan sentencias en Estados Unidos. Benjamín, El Licenciado, era el líder de la organización criminal de origen sinaloense que se asentó en el corredor Tijuana-San Diego, a finales de la década de los ochenta, bajo la tutela del Cártel de Guadalajara y la vigilancia de su tío Jesús Labra, El Chuy, también extraditado a EU. A diferencia de su hermano Benjamín, que durante su extradición se mostraba pensativo sobre la suerte de sus hermanos y del cártel que opera en el noroeste de México y el sureste de Estados Unidos, El Doctor se mantuvo sereno al ser enviado al vecino país del norte en agosto del 2012, donde inicialmente enfrentaría siete delitos federales vinculado con el narcotráfico y la delincuencia organizada. La noche del 25 de octubre de 2008, El Doctor fue detenido en un exclusivo fraccionamiento de Tijuana en un operativo militar realizado para capturar a Fernando Sánchez Arellano, El Ingeniero, integrante de la segunda generación de los Arellano Félix y en quien recayó la dirigencia de la organización. Eduardo quien se identificó con los militares como Samuel Bracamontes y no opuso resistencia toda vez que descansaba junto con su hija menor de edad. En esa época, los cárteles de Tijuana y Sinaloa libraban una guerra por el control de la esta zona estratégica para el narcotráfico que trajo consigo más de mil ejecutados en esta entidad en el 2008. Luego de una escisión por ser sustituido de la dirigencia de la Organización Arellano Félix, Teodoro García Simental, El Teo, encabezó el enfrentamiento del cartel de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo contra El Ingeniero, a quien le demostraba un desdén histórico al llamarle El Albañil. Incluso trascendió que la ubicación de la casa de seguridad donde fue arrestado El Doctor Arellano Félix la dio a conocer a los altos mandos de la Segunda Región Militar el propio García Simental. Cuando se comprobó la identidad del detenido, la fuerza castrense se enteró que se trataba de El Doctor y no de El Ingeniero. De manera paralela, se logró la captura también de Luis Ramírez Vázquez, El Güero Camarón, uno de los sicarios del Cártel de Tijuana que contaba con órdenes de aprehensión por homicidio calificado y delincuencia organizada. La declaración de este hombre trajo consigo las detenciones de medio centenar de agentes municipales de Tijuana y de policías ministeriales de Baja California, corporación adscrita al Procurador Rommel Moreno Manjarrez, cuya corrupción y filtración del crimen organizado la documentó después el general Sergio Aponte Polito, comandante de la Segunda Región Militar. Otros aretes De manera coloquial, a los integrantes de la Organización Arellano Félix se les denomina “aretes” en esta frontera. Integrantes de la segunda generación se integraron al trasiego de droga, como es el caso de El Ingeniero, de uno de sus primos identificado con el sobrenombre de El Frankie o de Oscar Rafael Labra Lerma, sobrino Jesús Labra, El Chuy, cerebro financiero de este cartel. Horas antes de la declaración en San Diego de El Doctor Arellano Félix, Labra Lerma fue detenido por agentes de la Policía Estatal Preventiva en la avenida La Paz del fraccionamiento Colinas de California de Tijuana, cuando circulaba en una camioneta Chevrolet Cheyenne, sin placas de circulación. Este hombre tiene de 23 años de edad y es originario de Culiacán, Sinaloa, tenía en su poder cuatro kilogramos de la droga sintética crystal, con un valor superior a los dos millones de pesos. El Chuy fue arrestado en un campo de futbol americano en 2000, durante el juego de uno de sus sobrinos, mientras que sus escoltas desaparecieron y dejaron a su suerte del estratega de las finanzas del Cartel de Tijuana. El juicio En la diligencia, Larry Alan le leyó a El Doctor los cargos que se le imputan: conspiración para lavar instrumentos monetarios procedentes de actividades ilícitas y transferencia y transportación de fondos procedentes del tráfico de drogas. También le dijo que si aceptaba su culpabilidad en los hechos perdería todo derecho para reclamar bienes por hasta 50 millones de dólares procedentes de las ganancias de la organización. Luego de que Arellano Félix aceptó los cargos y de aceptar que tomaba decisiones importantes dentro de la organización, el juez Burns lo citó a una nueva audiencia el próximo 19 de agosto, no sin antes advertirle que por el primer cargo recibiría una condena de 5 años y por el segundo de 10. Arellano Félix fue asistido en la audiencia por el defensor de oficio, Brian P. Funk.

Comentarios