Exjefa de la Policía de Caminos, clave para encarcelar a hijo de Granier: PRD

martes, 18 de junio de 2013
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- La exdirectora de Atención al Público de la Policía Estatal de Caminos (PEC), Rosa Mélida López Villanueva, encarcelada por peculado, “es clave” para llevar a juicio a Fabián Granier Calles, hijo del exgobernador Andrés Granier y al exsecretario de Gobierno y senador del Partido Verde Ecologista (PVEM) Humberto Domingo Mayans Canabal, consideró el dirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Roberto Romero del Valle. La exfuncionaria fue detenida el 13 de junio en el municipio de Jalpa de Méndez  e ingresada al Centro de Readaptación Social del Estado (Creset) como probable responsable de los presuntos delitos de peculado y ejercicio indebido del servicio público. La Contraloría del estado la acusa de un desfalco de 1.3 millones de pesos por expedición de licencias de conducir que no ingresaron a la Secretaría de Finanzas del gobierno. Romero del Valle aseguró que Rosa Mélida siempre presumió que recibía órdenes directas de “Fabiancito” y de Humberto Mayans para condonar multas de infracciones y renovar licencias de conducir gratis, y que sólo obedecía a su “único jefe” y compadre, Andrés Granier Melo. “La señora se comportaba como dueña de la PEC y entregaba licencias de conducir y condonaba multas a todo aquél que le enviara Andrés Granier, Fabiancito y Humberto Mayans, todo con propósito electoral para favorecer al Partido Revolucionario Institucional”, manifestó. Durante los cuatro años y tres meses que Mayans Canabal ocupó la Secretaría de Gobierno –de enero de 2007 a mayo de 2011– , dijo, “fue quien realmente gobernó Tabasco”, con mano de hierro, de manera represiva “y despilfarro de miles de millones de pesos en la Secretaría de Gobierno, que no se sabe dónde fueron a parar”. Todo este entramado de corrupción, aseguró el líder estatal del PRD, “conducirá hasta Humberto Mayans y Fabián Granier para llevarlos también a juicio como corresponsables del saqueo”. De entrada, dijo, Rosa Mélida “es clave”, por estar implicada en el hallazgo de propaganda electoral, computadoras y miles de   expedientes de infracciones condonadas, así como licencias de conducir tramitadas y expedidas gratuitamente, en una casa de campaña del candidato al Senado por el PVEM, Humberto Mayans Canabal, el 11 de junio de 2012, a menos de un mes antes de los comicios federales del 1 de julio. El descubrimiento ocurrió en la calle Flor de Francis 113 de la colonia Las Gaviotas de esta capital, cuando una veintena de brigadistas de Mayans Canabal, en la madrugada, intentaron mudar todo el material, pero ante el descubrimiento de los vecinos, dejaron abandonado y regado parte del mismo. Sobre la banqueta y calle aledaña quedaron tiradas miles de gorras, playeras, tasas, jarras de plástico, bolsas de tela, mantas de plástico y otros enseres con fotografías y propaganda del candidato presidencial priista Enrique Peña Nieto y del  abanderado del PVEM al Senado, Humberto Mayans Canabal. También, dos computadoras, una impresora y varias cajas de cartón semiabiertas y regadas con archivos de la Dirección General de la PEC y Tránsito, con miles de solicitudes y expedición de licencias, y condonación de multas por infracciones, con tarjetas de recomendación del entonces gobernador Granier Melo y otros funcionarios. “Por instrucciones del C. químico Andrés Granier, gobernador constitucional del Estado, le pido tenga a bien recibir a la c. Lucía Irene Orueta Alfaro, a quien se le autorizó la renovación de licencia de manejo de tipo chofer, sin costo alguno, motivo por el cual solicito se le brinde las facilidades. Sin más por el momento, quedo a sus órdenes”, escribió y firmó Carlos Lezama, secretario particular del mandatario, dirigida a Rosa Mélida López, directora de Atención al Público de esa dependencia. El entonces diputado local del Partido del Trabajo (PT) y ahora procurador general de Justicia del Estado, Fernando Valenzuela Pernas, acudió al lugar de los hechos y el 27 de junio presentó demanda contra el gobernador Andrés Granier, Humberto Mayans y otros funcionarios ante la  Fiscalía Especializada para Delitos Electorales, por la propaganda electoral del PRI y documentos del gobierno del estado en un mismo inmueble. Valenzuela Pernas presentó como pruebas decenas de cajas con licencias de conducir vencidas, formatos para tramitación y renovación de las micas de manera gratuita, cancelación de infracciones y copias de credenciales del IFE. Dijo que, en calidad de “inculpados”, el gobernador Granier Melo y el candidato Humberto Mayans, así como los funcionarios implicados, debían comparecer ante la Fepade por el uso de recursos públicos en apoyo de candidatos del PRI. Entre quienes gestionaron trámites gratuitos para licencias de conducir, refirió, estaba el exdirigente estatal del PRI y excoordinador de campaña del candidato a la gubernatura, Jesús Alí de la Torre, y Adrián Hernández Balboa. El pasado mes de marzo, ante las primeras denuncias del gobernador Arturo Núñez en contra de “los saqueadores”, el senador Humberto Mayans respondió al mandatario y le exigió “nombres”, a la vez que se desmarcó del exgobernador Granier, su compadre. Enérgico, visiblemente alterado, el senador verde rechazó haber desviado recursos en su beneficio durante su paso por la Secretaría de Gobierno durante cuatro años y tres meses que ocupó el cargo. “Yo siempre he actuado en toda la vida honestamente. He manejado mucho dinero durante toda mi carrera política y nunca he desviado un centavo a favor mío, nunca”, replicó. “Puedo decir que no he desviado un centavo… no desvié ningún dinero a favor mío”, insistió. Ante la pregunta de que el gobernador Arturo Núñez acusaba que “el saqueo” se hizo con la complacencia del exgobernador Granier, Mayans Canabal retó: “No lo sé, que diga nombres, que los aclare. No voy hacer ningún comentario más”, atajó. El exdirigente del PRD y ahora líder estatal del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Javier May Rodríguez, terció en aquella discusión y acusó que Mayans Canabal “sí fue parte del saqueo”, por lo tanto no podía “deslindarse de su responsabilidad”. Denunció que el exsecretario de Gobierno y el exsecretario de Administración y Finanzas, José Manuel Saiz Pineda, “fueron los que planearon todos los negocios” y los que desviaron “los millonarios recursos de ayuda nacional e internacional que llegaron a la entidad después de las inundaciones de 2007”. Sostuvo que el senador Humberto Mayans tiene responsabilidad en el saqueo, pues era quien “realmente mandaba” en el gobierno, ya que “Andrés Granier Melo era su pelele”. Recordó que, entre 2007 y 2009, la Secretaría de Gobierno, a cargo de Mayans Canabal, gastó mil 365 millones de pesos de más sobre el presupuesto asignado y, por lo tanto, él y otros exfuncionarios deberían “ser sometidos a proceso para que reintegren lo que se llevaron”. El líder estatal de Morena detalló que para 2007, en plena crisis por la histórica inundación de Tabasco, a la Secretaría de Gobierno se le aprobó un presupuesto de 398 millones de pesos, pero acabó gastando más de mil 200 millones; en 2008 contaba con 447 millones y ejerció más de 910 millones; en 2009 tenía asignados 456 millones y gastó más de 552 millones de pesos.