Exceso de información sexual dispara embarazos en adolescentes: encuesta

martes, 13 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La mayoría de los mexicanos cree que el exceso de información sobre la sexualidad aunado a la ausencia de atención por parte de los padres, ha provocado un incremento en el número de embarazos entre adolescentes. De acuerdo con una encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), 68% de los consultados considera que el exceso de información de la que disponen los adolescentes los incita a experimentar las relaciones sexuales a una edad más temprana, y 40.8% opina que el incremento en el número de embarazos entre adolescentes se debe a la falta de atención por parte de sus padres. Otro dato que arroja el estudio es que sólo 6.1% de los 800 entrevistados vía telefónica en todo el país –todos mayores de 18 años– consideraría el aborto como una solución para un embarazo a temprana edad. En contraste, 38.4% piensa que la mejor solución es tener al bebé y que los padres de la joven madre se hagan responsables de él; 17.3% se inclina por la orientación y apoyo de los padres; 10.4% por que los adolescentes se hagan responsables de su situación; 7.4% por dar al bebé en adopción, y 1.4% por continuar con su vida y adaptarse a la nueva circunstancia. Por increíble que parezca, sólo 3.1% evalúa a la prevención como la mejor solución para evitar el embarazo adolescente. Y aunque 59% piensa que un embarazo en la adolescencia arruinaría la vida de una pareja de jóvenes, 73.4% considera que en una situación así el matrimonio no es una opción. En cuanto a quién es el principal afectado en un embarazo adolescente, la mayoría –44.1%– respondió que el bebé, y en segundo lugar –30.9%– la joven madre. El GCE también preguntó a quién le corresponde ayudar en caso de un embarazo adolescente, y 61.8% respondió que a los padres de los jóvenes; 21% dijo que a la familia; 3.3%, a los medios de comunicación; 3.2% al gobierno, y 1.8% a las escuelas. A la pregunta de cuál es la edad ideal para hablar de sexo con un adolescente, 54.4% afirma que debe ser entre los 11 y 13 años, mientras que 61.2% considera que es hasta después de los 18 años. Asimismo, 36.9% de los encuestados cree que de los 22 a los 25 años es la mejor edad para hacerse responsable de un hijo. Otro 5.3% cree que entre los 16 y 18 ya están preparados; 14.4%, de los 19 a los 21; 29.8%, de los 26 a los 30, y sólo 9.3% considera que después de los 30 años. Sobre las posibles soluciones para disminuir o evitar los embarazos entre adolescentes, 53% considera que “acercar a los jóvenes a la religión puede ser una buena solución para disminuir el número de embarazos en adolescentes, y 64% dice que se debería promover el uso de anticonceptivos, como la pastilla del día siguiente. Al plantearles si tuvieran un hijo o hija con un embarazo a temprana edad, 52.3% respondió que su reacción sería apoyarlo completamente; 39.2%, apoyarlo en lo que pueda; 2.3%, obligarlo a casarse; 0.7%, a abortar, y 0.1% le expresaría su rechazo. Frente a otros riesgos, como las adicciones y las enfermedades de transmisión sexual, el embarazo a temprana edad es lo que menos preocupa a los padres de familia. A 52.2% le preocupa más que un hijo adolescente esté metido en drogas o en alguna adicción; 19.5% que se contagie de una enfermedad de transmisión sexual; a 10.4% que pierda el año escolar, y sólo a 3.8% que se involucre en un embarazo a temprana edad, según la encuesta realizada por GCE el 29 de julio.  

Comentarios