Liberación de Caro Quintero podría desencadenar otras, alerta Murillo Karam

martes, 13 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Antes, durante y después de su participación en el seminario “Violencia en México” organizado por El Colegio de México, el titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, abordó el caso Caro Quintero, un tema que, confesó, le produce “escozor”. Y es que reiteró que la liberación del fundador del Cártel de Guadalajara podría derivar en la libertad de otros delincuentes si se aplica el mismo criterio, en clara alusión a su socio Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto, quien está acusado de los mismos delitos que tuvieron en prisión a Caro Quintero durante 28 años. “No juzgo todavía sobre cuestiones de buena o mala fe, pero no entiendo el mecanismo que lo lleva (al juez) a resolver una situación de esta naturaleza. No lo entiendo y me preocupa, me preocupa porque están en la misma circunstancia muchos otros procesos muy delicados”, dijo el funcionario. Al preguntarle sobre la posible extradición del narcotraficante sinaloense a Estados Unidos, Murillo Karam dijo que ésta es posible sólo si se le juzga por otro delito distinto al homicidio de Enrique Camarena. “Para poder extraditarlo, tendría que haber causa distinta a la que está en proceso porque la sentencia no ha causado ejecutoria, en consecuencia, todavía no podemos decir que ya está sentenciado”. A pesar de ello, dijo que el caso no puede ser considerado como una total impunidad: “(Caro Quintero) cumplió una sentencia de 28 años. En otros países, 28 años son la sentencia más alta. Sin embargo, creo que debió cumplir los 40 años por lo menos, porque la personalidad y el tipo de delitos que él cometió afectan seriamente a la sociedad mexicana”. Aseguró que la PGR interpondrá los recursos que tiene a su alcance para evitar que el caso quede impune: “Estamos haciendo otro tipo de cuestiones que son muy importantes para evitar este tipo de impunidad, y digo este tipo de impunidad porque no es la impunidad total, pero sí es la impunidad y en consecuencia también es combatible”. Explicó: “El fuero no puede convertirse en razón para liberar a nadie porque en este caso la sentencia de primera entrada nos produce escozor, porque resulta que el tribunal dice que quien lo juzgó no era competente y ordena al (juez) incompetente que prácticamente lo sentencie sin juicio y obviamente lo tiene que sentenciar dejándolo en libertad”.

Comentarios