Confirma TEPJF destrucción de boletas electorales de 2006

miércoles, 28 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Alejando Luna Ramos, presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), dio la pauta para la destrucción de las boletas de la elección presidencial de 2006, avalada por él mismo cuando votó a favor en el juicio que le dio el triunfo a Felipe Calderón. Por unanimidad, este miércoles el TEPJF votó a favor los lineamientos del Instituto Federal Electoral (IFE) para la destrucción de los sufragios válidos, los nulos, las boletas sobrantes y la lista nominal del proceso electoral de las elecciones federales de 2005-2006. Autor del proyecto de resolución, Luna Ramos dijo que la destrucción de las boletas no representa ninguna afectación a la libertad de expresión y que, en cambio, protege el secreto del voto. En alusión a las quejas presentadas por la revista Proceso en contra de la negativa del Estado mexicano en dar acceso a esa documentación electoral, Luna Ramos aseguró que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el Comité de Derechos Humanos de la ONU “han sido congruentes con nuestro criterio al establecer que las actas reflejan la información de las boletas electorales y que el derecho a la información está garantizado al poner a disposición de los ciudadanos” las actas electorales. En abril de 2007, el TEPJF se negó a dar acceso a esa papelería electoral. Un año antes había sido el IFE, y en 2008 la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En todo momento, las tres instancias defendieron la legislación electoral que impide entregar información más allá de las actas que se colocan afuera de las casillas electorales. Luego de siete años de litigios en México, en la CIDH y la ONU, el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas rechazó el 23 de julio pasado la queja del semanario. Según la ONU, el sistema electoral mexicano es garantía de transparencia (Proceso 1921). Con el respaldo a los lineamientos del IFE, el TEPJF resolvió los juicios interpuestos por los partidos de la Revolución Democrática, del Trabajo y Movimiento Ciudadano para acceder a las boletas electorales de la elección de 2006, en la que aliados postularon como candidato presidencial a Andrés Manuel López Obrador, ahora líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). El magistrado Manuel González Oropeza manifestó que esa petición se mezcló con la queja del director de Proceso, Rafael Rodríguez Castañeda, de quien dijo que buscó un amparo “al considerar que ver físicamente las boletas le garantizaba su derecho a la información”. Contrario al dicho del magistrado, en sus solicitudes de acceso, el semanario indicó que su propósito era analizar cómo se había registrado el contenido de las actas electorales y detectar cualquier discrepancia, en un ejercicio de transparencia de la gestión pública y de evaluación del desempeño del IFE y del TEPJF. Ese objetivo fue reconocido por la propia ONU, pero el magistrado González Oropeza lo omitió. El resto de las intervenciones de los magistrados electorales fue para festejar al sistema electoral mexicano. María del Carmen Alanís Figueroa dijo que es transparente y que como muestra del respeto a los organismos internacionales, el IFE no destruyó antes las boletas. El magistrado Salvador Olimpo Nava Gomar, quien en 2007 se burló de la petición de Proceso al compararla con el acceso a las reservas del Banco de México, señaló que las leyes mexicanas en materia de transparencia y derecho electoral “están muy por encima de la media internacional”.

Comentarios