Mexiquense, la familia ejecutada en Michoacán: PGJEM

martes, 21 de enero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- De una misma familia y mexiquenses eran las cinco personas ejecutadas –entre ellas dos niños– encontradas el lunes pasado en el municipio michoacano de Susupuato, informó la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM). La dependencia también anunció que un hombre fue detenido como presunto responsable de la matanza. A una semana de que entró en vigor el operativo de las fuerzas federales en Michoacán para detener la violencia entre los grupos de autodefensa y los Caballeros Templarios, Indalecio Ríos Velázquez, vocero de Seguridad y Justicia del Estado de México, informó que las víctimas eran originarias de la comunidad de San Juan Atezcapan, del municipio de Valle de Bravo. El funcionario agregó que un hombre fue detenido como el presunto homicida. Sin embargo, no proporcionó datos de su identidad ni del lugar donde fue aprehendido, bajo el argumento del secreto de la investigación. En un comunicado, la dependencia mexiquense especificó que los ahora occisos fueron identificados como Manuela Rebollar Cardoso, de 66 años; José Luis Mercado Rebollar, de 29, y de ocupación albañil; Gabriela Castillo Ulloa, de 20, así como los hermanos Cristian Gael, de dos años, y una menor de un mes y 10 días de nacida. Sus familiares declararon que las cinco personas salieron de su domicilio para ir a una misa en la comunidad de Santo Tomás de los Plátanos, en los límites con territorio michoacano. Los masacrados se fueron en una camioneta Nissan 2009, que no ha sido localizada. El tiempo pasó y no supieron de ellos hasta que un reporte telefónico a la Secretaría de Seguridad avisó del hallazgo de los cinco cuerpos en una brecha de Susupuato. Los cadáveres presentaron heridas de arma de fuego. En el lugar fueron hallados seis cartuchos percutidos de arma calibre .38, según el reporte de la policía del municipio michoacano. Este municipio se ubica al oriente del estado michoacano, a unos 50 kilómetros de Zitácuaro y a casi 70 de Valle de Bravo, del lado mexiquense. El vocero de la PGJEM, Ríos Velázquez, destacó que la dependencia mexiquense ya colabora con su similar de Michoacán para aclarar los hechos. Agregó que el gobierno de Eruviel Ávila, a través del Instituto de Atención a Víctimas del Delito, apoyará a la familia con el costo de los servicios funerarios y el traslado de los cuerpos a su lugar de origen. Desde mediados de diciembre, la Secretaría de Seguridad Ciudadana del Estado de México (SSC) informó que elementos del Ejército Mexicano y la Secretaría de Marina, así como de la Policía Federal (PF), iniciaron patrullajes en los principales parajes y carreteras que colindan con Michoacán para “blindar” la zona y contrarrestar la ola de violencia. Hace una semana, cuando se creó la Comisión Especial para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, encabezada por Alfredo Castillo –exprocurador de justicia mexiquense–, se acordó reforzar los límites de ese estado para evitar que la delincuencia se trasladara a los estados vecinos. Este lunes 20, los gobernadores de Colima, Mario Anguiano Moreno; Guerrero, Ángel Aguirre Rivero; Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz; Estado de México, Eruviel Ávila Villegas; Guanajuato, Miguel Márquez Márquez, y Querétaro, José Eduardo Calzada Rovirosa, se reunieron con el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. El propósito fue reforzar el blindaje entre la PF y las municipales para evitar más hechos de violencia. Sin embargo, ese mismo día fueron hallados los cadáveres de la familia mexiquense.

Comentarios