Cassez quiere que se le reconozca como víctima de un "montaje grosero"

viernes, 3 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- La querella promovida por Florence Cassez ante la Fiscalía parisina por su detención ilegal en México, busca que se le reconozca “como víctima de un montaje grosero, entre otras violaciones”, explicó este viernes la abogada de la ciudadana francesa, Sophie Thonon. En entrevista con Carmen Aristegui en Noticias MVS, precisó que en el derecho francés una denuncia penal de ese tipo se presenta contra “X”, para que “se identifique a los autores de esos siete años y dos meses que Florence Cassez pasó en la cárcel, a menudo en situaciones inhumanas, en contradicción con los grandes textos internacionales que México firmó”. En el juicio que enfrentó Cassez en territorio mexicano, dichas personas fueron claramente identificadas. Se trata del extitular de la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP), Genaro García Luna, y su brazo derecho, el exsubsecretario Luis Cárdenas Palomino. La abogada explicó que desde los primeros días de la detención de su cliente, el 8 de agosto de 2005, se había pensado en esa querella, pero no era posible armarla “y decidimos que (el 30 de septiembre) era el momento de presentarla”. Thonon detalló que el pedido a la fiscalía francesa será transmitido a un juez de instrucción, quien “tiene que investigar por su cuenta con la policía francesa o mandando exhortos a la justicia mexicana y determinar el grado de responsabilidad de cada uno”. Señaló que como documento “central” para la investigación aportará la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que en 2013 determinó la libertad de Cassez. Todo eso, apuntó, es para buscar “una reivindicación o aspiración muy fuerte que Florence Cassez tenía desde hace muchos años”, para que se le reconozca como víctima de un montaje. Un montaje que, subrayó, pasó a ser un acto de acusación e influyó en la opinión pública, en los jueces y una buena parte del público en Francia. La abogada insistió que debe reconocerse que la detención fue un montaje, y ella, Cassez, una víctima, y mostrar quiénes son los responsables. El 23 de enero de 2013, la SCJN admitió que el arresto de la ciudadana francesa fue un montaje para Televisa, particularmente para su conductor estrella Carlos Loret de Mola. Luego de permanecer siete años en prisión, Cassez apeló la sentencia y el 23 de enero de 2013 la primera sala de la Corte ordenó su inmediata liberación por tres votos contra dos. El argumento central fue que el montaje televisivo de su detención “generó la destrucción del principio de presunción de inocencia, la imposibilidad de que tuviera una defensa adecuada y quedara en la más absoluta indefensión” ante la justicia mexicana. Ninguno de los cinco ministros se manifestó o debatió sobre la inocencia o culpabilidad de Florence. Sólo fijaron su postura sobre si se violaron sus derechos humanos y si debía dejársele en libertad o dictarle una nueva sentencia. Arturo Zaldívar, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y Olga Sánchez Cordero votaron en favor de conceder el amparo “liso y llano”, al considerar que la vulneración a los derechos humanos de la quejosa fueron “tan graves que generaron un efecto corruptor en todo el proceso”. En contra votaron José Ramón Cossío y Jorge Pardo Rebolledo. Florence Marie Louise Cassez Crepin llegó a México en 2003 y fue detenida el 8 de diciembre de 2005, acusada de participar en una banda de secuestradores liderada por su entonces novio, Israel Vallarta. Un día después, la Policía mexicana simuló su captura en directo, en una actuación emitida por Televisa, que quedó al descubierto en febrero de 2006.

Comentarios