Violaron sus derechos humanos, dicen familiares de detenidos el #20NovMx

viernes, 28 de noviembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En Xalapa, donde se encuentran recluidos en el penal de alta seguridad ocho hombres de los 11 detenidos la noche del 20 de noviembre al término de la marcha de protesta por los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos, Dennis Maxwell --hermano de Lawrence--, informó a la agencia DPA que las autoridades mexicanas “no han podido presentar ninguna prueba inculpatoria”. Por el contrario, agregó, “la defensa tiene videos en los que se ve a mi hermano haciendo exactamente lo que dijo que hacía: Caminando con su bicicleta para ir a ver la manifestación. Los abogados piensan que se deberían caer las acusaciones”. Afuera del juzgado 17 del Poder Judicial de la Federación, familiares y organizaciones sociales de Veracruz mantienen un plantón para exigir la liberación de los detenidos en el Zócalo. Juan Francisco López Nepomuceno, padre de Juan David López Ávila, de 18 años de edad, declaró que es injusto el tratamiento que las autoridades le han dado a su hijo. “Él fue detenido en medio de una violación a su derecho a la manifestación, poniendo en riesgo su integridad física porque fue golpeado y tratado como un delincuente”, acusó. El hombre detalló que después de que los granaderos lo detuvieron la noche del jueves 20, fue hasta las 20 horas del viernes 21 cuando lo dejaron pasar a verlo “cinco minutos, donde me explicó como fue que lo detuvieron”. Padre del menor de los 11 detenidos, llamó a la población en general a ser solidaria con las familias de los 43 desaparecidos de la Normal de Ayotzinapa y los 11 detenidos el 20 de noviembre. Representantes de diversas organizaciones sociales exigieron al juez, Juan Carlos Ramírez, realizar un proceso apegado a derecho. AI exige liberación inmediata A menos de 24 horas del fallo, la organización Amnistía Internacional (AI) exigió a las autoridades mexicanas retirar los cargos “desproporcionados” y liberar “urgentemente” a los 11 detenidos “injustamente”. Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de AI, pidió realizar una investigación inmediata sobre las denuncias de que policías golpearon y amenazaron a los manifestantes durante su detención. Y acusó: “La evidencia contra los 11 manifestantes es tan débil que es muy difícil entender por qué todavía están detenidos, sobre todo en instalaciones de alta seguridad siendo tratados como criminales de alta peligrosidad. Tales actos plantean la cuestión de si existe un intento deliberado para desalentar las protestas legítimas”. Si la fiscalía persigue la investigación, agregó, “debe presentar prueba suficiente contra los manifestantes, situación que no ha sucedido hasta ahora. A falta de pruebas suficientes, esos cargos nunca debieron presentarse en primer lugar”. De acuerdo con AI, la mayoría de los detenidos que tuvieron acceso a abogados de su elección informaron que los policías los golpearon y amenazaron durante su detención. Añadieron que los manifestantes tienen moretones y cicatrices alrededor de sus ojos y en sus brazos. Guevara Rosas criticó que “en vez de presentar cargos infundados contra los manifestantes, la Procuraduría General de la República debe centrarse en establecer el paradero de los 43 estudiantes desaparecidos y llevar a los responsables ante la justicia”.

Comentarios