Sin Peña y con llamados a la paz entregan premios de Ciencias y Artes

martes, 2 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La ausencia del presidente Enrique Peña Nieto y los llamados a la paz por parte de los galardonados marcaron hoy la ceremonia de entrega de los premios nacionales de Ciencias y Artes 2014 en el Patio del Trabajo de la Secretaría de Educación Pública (SEP). A diferencia de otros años, esta vez las consideraciones culturales o artísticas cedieron su lugar a las reflexiones y posturas políticas, pese a que el titular de la SEP, Emilio Chuayffet, se esforzó en darle al evento la formalidad tradicional desde que se instituyó dicho reconocimiento, en 1949, al asegurar que dicho galardón fortalece la identidad del país. En el caso del historiador Enrique Semo, ganador en el campo III de Historia, Ciencias Sociales y Filosofía, Chauyffet destacó que el colaborador del semanario Proceso ha contribuido, “con una visión reflexiva”, a la formación de un pensamiento crítico. Semo fue el único de los ganadores que al recibir el premio se aproximó a decirle unas frases a Chuayffet. Por ello, el funcionario, luego de ofrecer disculpas, compartió: “Voy a comentar lo que me dijo el doctor Semo al recibir su premio porque eso nos compromete más a las autoridades. Me dijo: Transmita usted este mensaje: ‘Queremos hechos, no discursos’. Así lo haré doctor”. Y Chuayffet continuó con la lectura de los nombres de los premiados y de su discurso, en el que dijo que México necesita “de quienes han destacado por su capacidad para ir más allá en la búsqueda del bienestar colectivo”. También subrayó que “el viaje a un México mejor no ha sido ni será fácil” para luego convocar a la voluntad colectiva para un cambio, para el “diseño de nuevos caminos de paz, unidad y desarrollo”. Entre quienes recibieron la presea en el Campo I. Lingüística y Literatura, destacaron los poetas María de los Dolores Castro Varela y Eraclio Zepeda Ramos. En el II. Bellas Artes, el galardonado fue el artista plástico Arnaldo José Coen Ávila. En el Campo III. Historia, Ciencias Sociales y Filosofía, el sociólogo Néstor Raúl García Canclini y Enrique Semo Calev. En el Campo IV. Ciencias Físico-Matemáticas y Naturales fueron distinguidos los doctores Carlos Federico Arias Ortiz y Mauricio Hernández Ávila. En el Campo V. Tecnología, Innovación y Diseño, el físico José Mauricio López Romero. Y en el Campo VI. Artes y Tradiciones Populares, el artesano Carlomagno Pedro Martínez, así como Alberto Vargas Castellano, intérprete de los cantos tradicionales Yúmare, en Chihuahua. En su intervención el rector de la UNAM, José Narro Robles, habló de los problemas que aquejan al país, entre ellos “la violencia de varios lustros que lástima y avergüenza”, especialmente cuando se ha perdido el respeto elemental por la vida humana. “Algo hemos hecho mal para llegar a esta condición y es nuestra obligación reflexionar seriamente. No debemos permanecer indiferentes ante los horrores de la violencia… La violencia de cualquier tipo, venga de donde venga, no debe ser combatida con más violencia.” Luego llamó a no perder la “esperanza” en las instituciones y a consolidar un “verdadero” Estado de Derecho que garantice la paz. Y, aunque se reconoce que México no ofrece oportunidades de trabajo y/o estudio equitativas para sus jóvenes (la misma UNAM rechaza año con año a un mayor número de solicitantes de los que recibe), el rector puntualizó: “Los jóvenes en especial deben saber que son compatibles la protesta y el trabajo, que los cambios verdaderos no transitan por la vía de la violencia, que el cambio duradero y de fondo se produce a partir de la inteligencia, el esfuerzo colectivo y la educación; que cerrar escuelas atenta en contra del futuro, que al afectar a terceros o al patrimonio de nuestras instituciones se nos afecta a todos, que la intolerancia es mala compañera”. Para el rector es “el momento de unir voluntades y esfuerzos, no de dividirnos, es el momento de resolver las fallas y de resolverlas, es el momento de pensar en nuestra patria”; de lo contrario “no habrá nada para nadie”. Al hablar en nombre de los galardonados, el poeta chiapaneco Eraclio Zepeda aseguró que lo dicho por el rector de la UNAM sobre la situación de México “expresa el sentir” de todos ellos. Luego indicó que el decálogo antiviolencia presentado por Peña Nieto hace un par de semanas implica un reconocimiento de la necesidad de cambios políticos y sociales. En su opinión, la iniciativa sólo tendrá éxito con la participación de la sociedad y del gobierno.

Comentarios