Exigen explicar remoción de diputada panista que rechazó reforma energética

miércoles, 5 de febrero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En medio de la discusión del nuevo Código Federal de Procedimientos Penales en la Cámara de Diputados, legisladoras del PRD exigieron al presidente en turno de la Mesa Directiva, José González Morfín, abordar en tribuna los motivos sobre la remoción de la panista Verónica Sada de la Comisión de Energía. Incómodo con la denuncia desde el pleno del Congreso de la Unión, González Morfín se negó a dar la palabra a las legisladoras y a discutir la remoción, que según dicho de la diputada panista por Nuevo León se debió a que votó en contra de la reforma energética. La legisladora fue la única de su partido que votó en contra de las modificaciones constitucionales a los artículos 25, 27 y 28 que abre a la iniciativa privada su participación en exploración y explotación de los hidrocarburos en México. Al momento de aprobarse en lo general con 407 votos a favor el nuevo código, la diputada perredista Purificación Carpinteyro pidió la palabra al panista presidente en turno, González Morfín y desde su curul denunció la remoción de la panista de la Comisión de Energía, “como penalización a sus opiniones contra la reforma energética”. El panista presidente en turno manifestó su molestia y dijo que no era el tema de discusión, sin embargo, mientras éste explicaba que se estaba en la discusión de una reforma, Carpinteyro exigía, con micrófono abierto, abordar el tema. Y demandaba una explicación: “En qué momento, en qué momento vamos a debatir esto… es una violación de los derechos de un diputado federal… (el que se le remueva) por haber manifestado su voto a conciencia (contra la reforma energética)”. González Morfín no pudo controlar la discusión y en una ocasión cerró el micrófono a algunas diputadas mientras la perredista Carpinteyro se le impuso y con micrófono abierto siguió manifestando su descontento. En tanto el panista abandonó la presidencia para ser ocupada por el ya viejo operador y “parador” de golpes desde la Mesa Directiva, el priista Francisco Arroyo Vieyra. Otra diputada perredista, Martha Lucía Micher Camarena, subió entonces a tribuna para fundamentar sus 17 reservas al nuevo código pero arrancó su intervención con una frase: “Todas somos Verónica”, mientras en el ala de los diputados panistas el legislador Homero Niño de Rivera, calderonista reconocido, discutía con Luis Alberto Villarreal, coordinador de los panistas. A su lado, diputadas panistas exigían al priista Arroyo Vieyra la voz para fijar posición sobre la remoción de su compañera. En la “burbuja” del PRI también hubo escozor por el tema y alrededor del coordinador Manlio Fabio Beltrones Rivera se congregaron sus principales operadores. Incluso, el diputado panista por Nuevo León, Niño de Rivera se acercó a Beltrones minutos después. Homero Niño de Rivera fue el primer panista removido de la Comisión de Energía luego de que al inicio de la legislatura cuestionó duramente en la revista Proceso el actuar del presidente nacional del PAN, Gustavo Madero y Luis Alberto Villarreal al considerar que la dirigencia estaba subordinada al gobierno de Enrique Peña Nieto. Desde el ala panista, Adriana González exigía la palabra para hablar en defensa de su compañera Verónica Sada: “Pido la palabra para hablar del tema de la compañera Verónica Sada, pido que se me permita hablar como se les permitió a mis otras compañeras (las perredistas)”. Y Arroyo Vieyra, con habilidad de conducción, la paró en seco: “no es mi caso el dar la palabra cuando no es tema de discusión”. Y la panista calló. Enseguida, la petista Lilia Aguilar Gil subió para presentar siete reservas sobre el nuevo código. Inició su discurso: “solidaridad, solidaridad con nuestra compañera Verónica Sada porque es prudente hacerlo. No pedimos una explicación a la fracción del PAN porque es un tema interno, pero nos solidarizamos con la diputada Verónica Sada”. La legisladora del PAN por Nuevo León recibió el martes la notificación de que había sido removida de la Comisión de Energía por determinación de su coordinador Luis Alberto Villarreal y por haber exigido que se aclare el tema de “comisiones” de diputados a presidentes municipales a cambio de aprobarles su presupuesto para 2014. Otro legislador que manifestó su apoyo a la panista removida fue el diputado por Movimiento Ciudadano, Alfonso Durazo, quien dijo que “la diputada tiene nuestra comprensión, respaldo y solidaridad”. El reclamo por la remoción se dio justo cuando legisladores afines al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) acompañaron a Andrés Manuel López Obrador a la Procuraduría General de la República (PGR) para denunciar a Enrique Peña Nieto por traición a la patria por las reformas en materia energética.

Comentarios