Edomex, la entidad con el mayor número de plagios del país: Alto al Secuestro

martes, 18 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- En el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto el secuestro aumentó y una buena parte de las víctimas fueron asalariados. Además, el Estado de México se mantuvo como la entidad con el mayor número de casos, según el más reciente informe de la asociación civil Alto al Secuestro, que encabeza Isabel Miranda de Wallace. Según sus cifras, del 1 de diciembre de 2012 al 31 de diciembre de 2013 se registraron dos mil 754 secuestros, de los cuales 423 no fueron denunciados. Del 1 de diciembre de 2012 al 28 de febrero de 2004 ya son tres mil 604 casos y la cifra va en aumento. Del total de secuestrados, en el primer año de gobierno de Peña Nieto el 76.51 % de las víctimas fueron liberadas y del resto se desconoce si fallecieron, si sus casos siguen en proceso o “ni siquiera quedaron” en una averiguación previa. Según la estadística de la asociación dada a conocer la mañana de este martes el Estado de México, que gobierna el priista Eruviel Ávila y que gobernó también Peña Nieto, se mantuvo a la cabeza como la entidad con mayor número de secuestros, al registrarse 590 casos. Le siguen Morelos con 240, el Distrito Federal con 202 y Tamaulipas con 200 y Veracruz con 164 que, en conjunto, representan el 60% del total nacional. En contraparte Aguascalientes, Baja California Sur y Campeche sólo reportaron un caso. En el Estado de México, expuso Wallace, las mayores cifras de secuestro se registraron en los municipios de Ecatepec, Nezahualcóyotl, Cuautitlán Izcalli, Chalco y Toluca; en tanto que en Morelos, ocurrieron más en Cuernavaca, Cuautla, Jiutepec, Puente de Ixtla y Temixco. Del Distrito Federal se registraron más plagios en las delegaciones Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Tlalpan, Coyoacán, Venustiano Carranza, Tláhuac, Álvaro Obregón y Cuauhtémoc; mientras que en Tamaulipas los más afectados fueron Tampico, Ciudad Victoria, Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros. Al presentar los resultados de la estadística 2013 sobre secuestro, que se basa en cifras del Sistema Nacional de Seguridad (SNS) y en sus propias cifras, Miranda de Wallace alertó que la clase trabajadora asalariada es, por primera vez, el sector más vulnerable al delito del secuestro en el país. Del total de los casos reportados, 451 son comerciantes, 442 asalariados, 425 estudiantes, 215 profesionistas, 140 amas de casa, 126 choferes, 103  campesinos y un tanto igual empresarios. Otros 47 son menores de edad, 43 ganaderos, 39 desempleados, 35 obreros, 30 servidores públicos, 29 jubilados y nueve policías. La razón de la prevalencia en el sector comercial y laboral, según Wallace es que las cantidades que los secuestradores piden como rescate son cada vez menores, pero por eso son más frecuentes. El 71% de los secuestrados en el primer año de gobierno de Peña Nieto son hombre y el resto mujeres, mientras que el rango de edad más afectado es el de jóvenes entre 21 y 30 años, con el 24% del total de casos. Le sigue el de 31 a 40 años, con 20%; el de más de 50, con 19%; el de 11 a 20 con el 18%; el de 41 a 40 con el 15% y el de cero a 10 con el 4%. Los recursos de quienes pagan el rescate de las víctimas provienen en su mayoría de personas con empleo u oficio (788), de aportaciones de otros familiares (644), de ventas (453), de profesionistas (190) y de negocio propio (156).  

Comentarios