Apelan auto de formal prisión contra Hipólito Mora

viernes, 21 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- El abogado Eduardo Quintero anunció que interpuso un recurso de apelación contra el auto de formal prisión dictado al líder de autodefensas en La Ruana, Hipólito Mora, por el delito de homicidio. De acuerdo con Quintero, la Procuraduría General de Justicia de Michoacán se basó en tres testigos, dos de los cuales señalaron que “creen” que Mora ordenó el asesinato de Rafael Sánchez Moreno, El Pollo, uno de los líderes de las autodefensas, y de José Luis Torres Castañeda, Nino, cuyos cuerpos fueron hallados calcinados el pasado sábado 8. Un tercer testigo señaló que vio y escuchó a 500 metros de distancia que Mora y otros sujetos golpearon a los occisos, lo cual es “imposible”, subrayó el abogado en entrevista con Milenio. Hipólito Mora Chávez, a quien se le dictó auto de formal prisión el miércoles 19, enfrentará su proceso legal desde el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Mil Cumbres y no desde el Penal de Apatzingán, como se había resuelto, añadió. Ayer, el defensor del líder de autodefensas afirmó que al juez que ordenó el auto de formal prisión de su cliente le faltaron “güevos” para decretar la libertad de su cliente. El juez, abundó, basó su resolución en declaraciones de familiares directos de una de las víctimas –de cuyo asesinato supuestamente Mora fue copartícipe– y en el testimonio de una testigo que, en su opinión, resulta inverosímil. En entrevista con Carmen Aristegui en Noticias MVS primera emisión, Quintero detalló que dos hijos de una de las víctimas –no especificó cuál de las dos– y la esposa de la misma dijeron en su declaración que “creen” que Hipólito Mora fue quien ordenó el asesinato de su familiar. La cuarta testigo, precisó, afirma que en medio de la oscuridad y a 500 metros de distancia --entre cuatro y cinco cuadras-- vio y escuchó cuando Hipólito Mora y su gente golpeaban a las víctimas. “Así lo dice textualmente (la testigo): vio y escuchó cuando estaban golpeando Hipólito Mora y su gente a estas dos personas, estado sin luz, a oscuras, y pese a ello pudo escuchar y ver lo que estaba aconteciendo a cinco cuadras. Un testimonio completamente inverosímil”, sostuvo el abogado. Esas, dijo, fueron las pruebas que tomó en cuenta el juez para dictar formal prisión al líder de autodefensas. “Ayer atestigüé el acto más grande de cobardía de parte de un juez en su ejercicio profesional, al dictar un auto de formal prisión a un hombre de la calidad moral de Hipólito Mora. “Con esas pruebas (los testimonios) dicta un auto de formal prisión, indudablemente fue la cobardía de no querer resolver directamente la situación jurídica de Hipólito Mora, lavándose las manos”, sostuvo Quintero. Y no sólo eso: el juez se declaró incompetente para conocer del caso de Hipólito Mora enviándolo a Apatzingán. “Por lo que respecta a la incapacidad, debo decir que estoy de acuerdo, es incapaz, pero incapaz mentalmente. Solamente un incapaz podía considerar que existían pruebas para dictar un auto de formal prisión”, fustigó. Además, responsabilizó al juez por lo que pudiera pasarle a su cliente al pedir su traslado a Apatzingán, considerado el bastión de Los Caballeros Templarios. “Le dije al juez que era un cobarde, un vil, en el momento en que dictó una resolución en la que ponía en peligro la vida de Hipólito al trasladarlo a la ciudad de Apatzingán y enviar el expediente a esa ciudad”, sostuvo Quintero. De hecho, tras escuchar la resolución del juez, la noche del miércoles 19, Hipólito Mora dijo que teme por su vida, la de sus familiares y sus seguidores porque son perseguidos por Simón El Americano, líder de autodefensas en La Ruana, a cuyo grupo pertenecían José Luis Torres, El Nino Torres y Rafael Sánchez El Pollo. Incluso Mora aseguró que El Americano ya ha cateado viviendas de algunos de sus familiares y seguidores.